Manual de la combi mexiquense

Habitantes de la colonia Benito Juárez protestaron por el reciente asesinato de Valeria, una menor de 11 años de edad, la cual fue encontrada en una combi de pasajeros de la ruta 40 el día de ayer.

Estas son las instrucciones para hacer del transporte público mexiquense el más peligroso e impune

La combi y la niña

Una niña se sube a una combi. Ella tiene 11 años. La combi tiene más. Es importante que la combi sea como las miles en el Estado de México: con documentos de transporte público irregulares, vidrios polarizados, destartalada y conducida por cualquier persona, tenga o no licencia, tenga o no intenciones de cometer delitos mientras la conduce.

La combi y la política

La combi debe formar parte de esa fuerza política que se llama clientelismo y que es manipulada por los partidos, principalmente el PRI, para fines electorales y de lealtad barata: si me apoyas en campaña, tolero tus irregularidades legales; si me apoyas en campaña, te dejo subir la tarifa; si pones mi nombre en tu combi, te dejo hacer y deshacer.

La combi y el violador

La combi podría ser conducida por José Octavio N. Él, presuntamente, viola y asesina a la niña de la primera instrucción. Las autoridades lo detienen y encarcelan en ese otro lugar que parece combi: la cárcel. Digo que parece combi porque donde caben 8, caben 80. José Octavio N corre la misma suerte que la pequeña: lo violan y lo asesinan.

La combi y la ruta

Las autoridades de Neza, después de la niña ahogada, aseguraron que no permitirán que la Ruta 40, a la que pertenecía la combi maldita, opere la concesión. Una medida temporal, obviamente, y cuando los mexiquenses se distraigan con otra tragedia, ya nadie recordará a la niña ni a la ruta o a la combi asesinas.

La combi y el resto de las combis

Es importante seguir al pie de la letra las instrucciones anteriores para no discutir lo importante: el cumplimiento de la ley. No solo en Neza, sino en todo el Edomex, donde las combis, micros y camiones operan con el favor de la gracia divina de la clase política y traficando con el miedo de los usuarios.