Museo Tamayo pone su obra a un solo clic

Para festejar su 35 aniversario, el museo digitalizó más de 300 obras de su colección para que todos las puedan apreciar sin necesidad de acudir al recinto.

Desde este fin de semana, la colección del Museo Tamayo está disponible en forma digital con más de 300 obras de su acervo de arte moderno y contemporáneo, las cuales puedes disfrutar desde cualquier parte con solo un clic.

La colección de arte moderno, que integraron Olga y Rufino Tamayo, representa a la segunda mitad del siglo XX, con los cambios que dieron origen a nuevas manifestaciones y conceptos estéticos. Por otra parte, el acervo de arte contemporáneo busca reflejar la década de los noventa, y la colección que se creó a partir de estas obras fue gracias a las donaciones de los artistas que han exhibido en el museo.

Max Ernst, Torpid Town, 1943
Max Ernst, Torpid Town, 1943

ESTO TE PUEDE INTERESAR: EL MUSEO TAMAYO CUMPLE 35 AÑOS

La muestra digital está dividida en cuatro ejes: obras, artistas, técnica y década, para que la búsqueda de imágenes sea más ágil y puedas conocer las características de cada una.

Roberto Matta, Justified Sinner, 1952
Roberto Matta, Justified Sinner, 1952

De esta forma, pinturas, esculturas, fotografías, instalaciones, dibujos, textiles y collages pueden consultarse en la página que el museo puso a disposición de todo el público.

La digitalización comprende producciones desde 1930 hasta 2015 con obras de Francis Bacon, Joan Miró, Isamu Noguchi, Gabriel Orozco, Pablo Picasso, Pierre Soulages, Carlos Amorales, Roberto Matta, Francis Alÿs, Manuel Álvarez Bravo, Fernando Botero y del propio Rufino Tamayo, entre muchos otros.

gonzalezgortazarfernandocubodeherrumbre1980__small
Fernando González Gortázar, Cubo de herrumbre, 1980

El Museo Tamayo fue inaugurado el 29 de mayo de 1981 y el proyecto arquitectónico corrió a cargo de Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky, por el que recibieron el Premio Nacional de Ciencias y Artes.

Su estructura en forma de pirámide está inspirada en las grandes edificaciones prehispánicas, para integrarse y armonizar con la naturaleza del bosque que lo rodea. Además, el interior mezcla la luz natural con la artificial que permite apreciar mejor el espacio.

(Información y fotos: Museo Tamayo)