Una crónica sobre la mala suerte, lo nuevo de Naief Yehya

El escritor y periodista Naief Yehya presentará Las cenizas y las cosas, su novela más reciente, el próximo miércoles a las 19:30 h, junto a Villoro y Fadanelli en El Péndulo de Polanco

El escritor y periodista Naief Yehya presentará Las cenizas y las cosas, su novela más reciente, el próximo miércoles a las 19:30 h, junto a Juan Villoro y Guillermo Fadanelli en El Péndulo de Polanco.

Publicada por el sello Literatura Random House, cuenta —en palabras de su autor— “las desventuras de un escritor autoexiliado en Brooklyn. Es una especie de revisión de lo que ha sucedido desde finales de la década de 1990 hasta el atentado del 11 de septiembre, bajo la perspectiva de un migrante cuya visión está desviada por su concepción literaria y sus ideas sobre la ciudad”.

El personaje principal, un autor mexicoiraní llamado Niarf Yahamadi, comparte las mismas iniciales del escritor, así como las de Nueva York. “La trama tiene algo de autobiográfico. Es una caricatura sobre la mala suerte y la ausencia de fortuna de un autor. Es una especie de chiste y una reflexión sobre cómo al emigrar la única certeza que tenemos es que no somos nativos”.

Yehya también cuenta que empezó la escritura de la novela hace siete años y que, al principio, “quería hacer una crónica sobre la gentrificación de Williamsburg, un barrio popular al que ni siquiera entraban los taxis y ahora se ha convertido en una de las zona de moda en Nueva York”.

“La historia estuvo durante mucho tiempo encajonada. Estaba cargada de rencor, como una forma de burlarme de lo que vivía entonces. Afortunadamente no se publicó así, porque hubiera sido un libro cínico y poco atractivo”.

Sobre los autores que lo acompañarán en la presentación, dice: “son dos grandes amigos y escritores. Es un orgullo que ellos me acompañen. Desde la década de 1990 no había publicado una novela, ésta es la primera que hago en el siglo XXI, por lo que será una ocasión especial”.

La cita es en Alejandro Dumas 81 y la entrada es libre.

Foto: Eduardo Carmona