Así suena Radio Nopal

Radio Nopal
Foto: Tamara de Anda

Este es el tipo de ciudad donde, en una sola calle, puedes toparte un negocio de antojitos, una tintorería, un plomero cuyos avisos parecen instalación de Zona Maco, una estética unisex, un sindicato y un espacio de trabajo compartido que, entre otros proyectos, aloja a Radio Nopal. Pero no una convencional: se trata de un proyecto de comunicación independiente que opera por completo desde una mesita, estratégicamente colocada detrás de la vitrina más visible del local (que originalmente fue una imprenta y aún conserva los letreros en la fachada).

Radio Nopal está en la colonia San Rafael y transmite en vivo por internet, pero sin computadoras. ¿KHA? Sí: usan una tecnología libre, desarrollada por ellos mismos, llamada Mensajito. Punk desde los fierros.

A ver, ¿pero por qué no hacer sus shows desde la comodidad del hogar, en privado, con una MacBook, como el comunicador aficionado promedio? Porque la idea de una radio comunitaria como esta es, además de viajar kilómetros hasta los dispositivos electrónicos del público, que la gente de las calles se asome, pregunte y participe. Les interesa integrarse a un barrio lleno de historia y en franco proceso de gentrificación, documentar la vida cotidiana y establecer un diálogo con toda clase de personas.

Los contenidos de la emisora son tan diversos como el colectivo que la creó y sus colaboradores. Hay ingenieros, productores, periodistas, politólogos, artistas, diseñadores, músicos, curadores, mercadólogos, cineastas, escritores y todólogos, cada uno con sus caprichos e intereses llevados al micrófono.

Además de la estación-vitrina, en Radio Nopal dan cursos para que iniciativas como la suya se repliquen por todos lados. Que se clone el nopal. También tienen una residencia para creadores latinoamericanos que trabajen con sonido, tecnología y arte.

Si te interesa, puedes escuchar su propuesta en radionopal.com, seguirlos en Facebook (RadioNopal) o darte una vuelta al changarro, en José Rosas Moreno 123, en la colonia San Rafael.

También te puede interesar: La vuelta al mundo sin salir del Edomex

Compartir
Artículo anteriorEdición impresa: 08/06/2018
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.