El restaurante Black Taiga, un secreto de Oriente en la Condesa

Black Taiga, un restaurante con el sabor de Oriente en la Condesa

Aunque usted no lo crea, abrió un lugar buenísimo en avenida Tamaulipas. Y sabemos lo que estás pensando: “¿Un restaurante en Tamaulipas? Ay, Máspormás, ya mejor recomiéndame una sopa instantánea de microondas”. Pero te juramos que este local es diferente. Hasta está escondido y apartado del caos de esta zona. Para llegar hay que subir por unas escaleritas misteriosas. El letrero es muy discreto y el logo es un gatito con capa. Las paredes están decoradas con cuadros hipercoloridos. Los platillos y las bebidas han sido bautizadas a partir de películas, series y videojuegos asiáticos. El menú tiene dibujitos chistosos. La primera impresión de Black Taiga es excelente, luego luego se ve que son simpáticos y alivianados.

Este nuevo restaurante reúne grandes hits de la comida oriental callejera. Lo más rico son los buns, pancitos al vapor rellenos. El mejor es el Balrog, de pork belly horneado. Los mooshus también están deliciosos; son tacos orientales en una tortilla de arroz esponjosita y suave. Nuestro favorito es el Yagami, de pollo frito con vegetales y especias. La otra especialidad son los bahm-mi, tortas que ellos definen como thailanmexas. La de cerdo horneado o la de short rib son nuestras recomendaciones.

Con algo te tienes que pasar tanta comida, y para eso están los cocteles, con ingredientes y sabores exóticos. Ahí está, por ejemplo, el Fatal Fury, de vodka, sake, lemongrass, hoja de limón, sal del Himalaya y chile thai. O el Rasengan, que lleva gin, jengibre fresco, agua de coco y naranjas al cardamomo. Niños y abstemios se pueden dar su pasón de azúcar con las versiones sin alcohol.

Black Taiga logró lo imposible: que volviéramos a visitar con entusiasmo el área más choteada de la Condesa. Todo sea por esos buns.

Se ubica en Tamaulipas 60, col. Condesa; 5086 6590.

Lunes a domingo de 13 a 00h.

FB/ Black Taiga

TW/ blacktaiga_

Foto: Tamara de Anda

Compartir
Artículo anteriorCrucigrama 26 de Abril 2017
Artículo siguienteFrannerd, una ilustradora entre gatos y café
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.