Subasta por un cambio

Subasta Balón CDMX

Con la meta de becar a niños con autismo, hoy jueves 6 de abril se realizó la subasta de los balones de la exposición Balón CDMX (que seguramente tuviste la oportunidad de ver sobre Reforma) y la venta y subasta de otros balones tamaño normal de fibra de vidrio también intervenidos por artistas.

A las 8 comenzó el evento con una presentación del equipo nacional de futbol freestyle Cascaritas, quienes deleitaron a los asistentes con sus trucos y acrobacias con el balón.

Después, se dio inicio a la subasta donde las paletas mismas con la que pujaban los asistentes eran piezas de colección. Fernando Vilchis y Esteban Arce pusieron al frente piezas de artistas reconocidos en México y en el mundo como Jorge Marín, Emilia Sirrs, AXR, María José Alonso, Silvino López Tovar, Diego Matthai, Magda Torres Gurza, Nino Bauti, Nunik Sauret y Javier Anzures entre muchos otros.

Los precios de entrada de los 12 balones monumentales iban de $75,000 hasta $695,000. Y los 20 de menor escala de $9,000 a $39,000.

A la mitad de la subasta, se hizo una breve sesión de preguntas y respuestas sobre el autismo y los tratamientos que requieren los niños con esta condición. Con lo recaudado por esta subasta se beneficiarán las fundaciones:  Centro Autismo Teletón, Aquí nadie se rinde, Kadima, Iluminemos de Azul, Fundación Inclúyeme, Colegio Jesús de Urquiaga, Fundación Bocalán, CIMS, Nuestros Niños Ahora, Christel House México, Museo Memoria y Tolerancia y Un Mañana para la Comunidad.

Aquí te dejamos unas fotos de los balones subastados y de esta noche con causa.

Justino Compeán, uno de los organizadores de este evento y consejero del Centro de Autismo Teletón
Las paletas para pujar en la subasta.
Los balones a gran escala
Los balones de Jorge Marín fueron unos de los más buscados (y caros) de la noche
Cocolvú también fue uno de los balones más codiciados de la subasta
(Fotos: Ilse Castrejón Ramos)
Compartir
Artículo anteriorEdición impresa: 7/04/2017
Artículo siguienteSOLUCIÓN SUDOKU: 7 ABRIL 2017
Filóloga y bibliófaga. Firme creyente de que las letras pueden cambiar al mundo. Apasionada por el té y las libélulas.