Tizne Tacomotora, una taquería inspirada en la bbq

Tizne Tacomotora ofrece tacos ahumados en la colonia Del Valle.

Tizne Tacomotora son tacos ahumados que van a toda máquina hacia nuestros corazones <3.

Las posibilidades del taco son infinitas. En sus intrincados senderos hay quienes se pierden y terminan en mejunjes sin salida ni sentido. Otros experimentan, fusionan y rescatan elementos que habían estado en nuestras narices todo el tiempo, y que puestos en
una tortilla… ¡ooooooh! ¡¿Cómo no se le había ocurrido a alguien antes?!

Así es Tizne Tacomotora, una “neotaquería” que se inspira en la onda bbq gringa a la hora de hacer el relleno de sus tacos, todo ahumado al mezquite. Nomás hay seis opciones: pulled pork al pastor, pollo con gravy, baby back rib con glaseado de morita y piloncillo, brisket (o sea, suadero) con gravy de ternera y hierbabuena, pork belly y, para los que no comen carne, uno de vegetales muy requetedelicioso que nadie debería discriminar. Se pueden acompañar con frijolitos o aguacate a las brasas, que es uno de los mejores inventos del mundo.

Como homenaje a la onda carrito ahumador, el postre estrella es el plátano caramelizado con canela, aunque también tienen taco de helado —de jengibre y miel o el especial del día— en una costra dura como de taco gringo, pero de puro dulzor y azuquitar; o arroz con leche con mermelada de naranja.

La Tacomotora empezó siendo una bici itinerante —en festivales de música y otros eventos—, un concepto móvil y muy ecológico cuyas únicas emisiones eran el humito de la comida. Ahora que tienen local, el detalle de distinción está en las patas de las sillas y mesas, que están “quemadas”. Y su mascota, un robotito taquero. Si andas de suerte, te regalan un sticker.

Puedes encontrar esta taquería en Diagonal 39, Del Valle; teléfono 7587 7996. Lunes a jueves, de 13 a 21 h, viernes y sábado de 13 a 23 h, domingo de 12 a 18 h.

Compartir
Artículo anterior06066 | Árbitro justo
Artículo siguienteNacional Monte de Piedad, una vida de empeño
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.