Pablo Borchi y su doble redoble, una fusión de ritmos

Borchi y su doble redoble
Foto: Edgar Durán

Borchi y su doble redoble estrenó nuevo álbum, Carnaval callejero himnos de club. la fiesta de lanzamiento será el próximo domingo en Mooi Collective

Tal vez te preguntes qué es el global bass, pero seguramente lo has escuchado y bailado en alguna fiesta. Es un movimiento musical en el que DJ’s mezclan ritmos de todo el mundo, sobre todo latinos, hip hop y trap. Uno de los representantes mexicanos de este movimiento es Borchi, un músico y productor que formó parte de la organización de las fiestas Day Off, y que hoy encabeza Borchi y Su Doble Redoble, en el que le acompañan Asaph Sánchez (saxofón) y Gary Anzures (tuba y sousaphone).

¿Cómo fue que empezaste a hacer música?

Antes de hacer lo de Borchi, tocaba en Beat Buffet, otra banda. Ahí no hacía música como tal, pero hacíamos canciones para un disco, teníamos un productor; entonces no podía hacer música yo solo, pero empezaba a hacer mis propios experimentos. Una vez que estuvieron unos DJ’s en mi casa, Dengue Dengue Dengue, vi cómo hacían su música y me di cuenta de que nada más usaban cinco canales, que era súper básico, y eso me animó para empezar; yo me complicaba mucho y dudaba. Entre eso y la música que escuchaba en esa época, hice mis primeros tracks y saqué un EP en 2014.

¿Por qué combinar música electrónica con sonidos tropicales y cumbia?

Cuando yo entré en la onda de la música del mundo, era un poco para renovar lo que hacía como DJ de free style. Todo empezó por estas fiestas que hacíamos, en esa época me tocaba ver varios DJ sets y me di cuenta de que había un momento de tocar canciones del top 40 y que se repiten. Cuando empezamos a hacer Day Off, de casualidad empezamos a traer DJ’s de la onda tropical electrónica, que justo estaba brotando en la ciudad, y se fue dando de una manera muy natural. Era una forma de encontrarle un lado nuevo al free style, usar canciones famosas, pero que no sabías de dónde habían salido. Usar cosas tropicales con música actual era una manera de encontrar algo original dentro de algo comercial. Después, poco a poco, como que yo no era ni tan cumbiero ni tan hiphopero, y acabé usando muchos ritmos brasileños y un ritmo que se llama la rasteirinha, que es como el punto medio entre cumbia, hip hop y dancehall. De ahí me fui a la Red Bull Music Academy. En ese lugar nadie entendía lo que yo hacía, entonces traté de enfocarme en algo más universal que tuviera que ver con el hip hop. Y encontré que podía trabajar con ritmos de bandas de carnaval callejero. Me pasé del mundo tropical al hip hop. En eso estoy ahora, entre el hip hop, el tropical e instrumental amorfo con muchas percusiones.

Borchi y su doble redoble
Foto: Edgar Durán

¿Dirías que una de las cosas más complicadas de ser DJ es justo eso: no tocar lo mismo que los demás?

Sí. Es un ir y venir entre tocar lo mismo que los demás y algo nuevo. Como DJ de boda, por ejemplo, tienes que tocar las mismas canciones que cualquier otro, pero el arte está en cómo ponerlas. Al mismo tiempo, ya como DJ artista, por así decirlo, necesitas tener algo que te haga nuevo. La mayoría de las veces tocas frente a públicos que no te conocen, esa parte de canciones conocidas es importante para que la fiesta se ponga buena.

Desde que empezaste, ¿qué consideras que ha sido lo más difícil?

El mayor reto ha sido entender qué tipo de DJ soy. Al principio, empecé a trabajar como DJ de tiempo completo, pero venía de la escena tropical… En bares de funk, acababa tocando música tropical y ya no me llamaban. Intentaba hacer remixes en los que pudiera tocar canciones famosas con mi estilo. Creé Borchi y su Doble Redoble para decir que este era un show en vivo. Cuando vas a verlo, son puras canciones de la banda; cuando toco en una fiesta, toco mi rollo.

¿Por qué “Doble Redoble”?

Me gusta mucho ese juego de palabras. La primera canción que grabé, en la que ya había metales en vivo, se llamaba así. Me invitaron a hacer el Boiler Room y quería ponerle un nombre que evidenciara que era en vivo y le puse así. Fue el primer show que hicimos y había muchos nervios.

¿Cómo te sientes con Carnaval Callejero Himnos de Club?

Desde que empecé a hacer música solo, ya no fue un proceso de crear discos, sino de hacer música e irla sacando. Este álbum, aunque algunas canciones ya han salido en distintos lados, me ayudó a darme cuenta de que sí es importante en el ciclo de una banda, porque celebras hacer música. Aunque publiques las canciones, poder imprimir una etapa de la banda sirve mucho para comunicar de qué se trata.

¿Los ritmos latinos son lo de hoy?

Que el reguetón esté tan de moda es una muestra de ello. Creo que las fiestas que hacíamos de Day Off son un parteaguas para hacer una escena de global bass y combinaciones de electrónica y música tropical en la CDMX y en provincia. Parecía que eso iba a pasar: que los ritmos latinos y el global bass iban a estar en el mainstream y creo que el reguetón es la cúspide de eso por ahora. Lo escuchas y creo que no tiene que ver con la escena subterránea, son 15 años de probar combinaciones hasta que encontraron la perfecta.

Te puede interesar: Tatiana Maillard publica su primer libro, Agosto.

Compartir
Artículo anteriorAdiós, Dexter
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.