Christian Duverger: El lado humano de Hernán Cortés

Christian-Duverger

A través de un par de tomos titulados Vida de Hernán Cortés, el historiador francés Christian Duverger busca humanizar la figura del conquistador español

Este año, el planeta entero celebra el aniversario 500 de un encuentro que cambio la historia de la humanidad. El 8 de noviembre de 1519, Hernán Cortés y Moctezuma II se vieron la cara por primera vez en los límites de Tenochtitlan. A propósito de ello, Taurus publica un par de libros firmados por el historiador y antropólogo Christian Duverger, en los que el francés ofrece una cara distinta del conquistador ibérico.

Uno de los tomos, La pluma, está dedicado al trabajo de Cortés como escritor. En él, Duverger ofrece la tesis de que el militar fue el autor de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España y no Bernal Díaz del Castillo. Pero además, este volumen aparece también como un intento del historiador por humanizar la figura del conquistador. “Tenemos una visión de Cortés en la que se borró por completo su dimensión literaria. Sus Cartas de relación fueron un best seller de la época. La segunda relación, publicada en primer lugar en Sevilla por Cromberger, inmediatamente tuvo otras ediciones para aguantar el pedido, y finalmente hubo una docena de ediciones, todas muy exitosas”.

La investigación de una vida

Duverger ha entregado su vida a esta investigación, la cual ha construido a partir de pasión y amor por la materia. Para él, su interés por Cortés es también una muestra de cariño hacia México. “Me dedico a eso desde hace 45 años y no puedo cuantificar exactamente cuánto tiempo le he dedicado a ello. No se puede entender lo que ocurrió en México sin entender lo que ocurrió en España. Tuve que dedicarme al estudio de la península ibérica y también me dediqué a escarbar aquí. Estuve en fondos de archivo, en el Vaticano, en Sevilla, en Viena, en el campo arqueológico escavando en Monte Albán. Para mí es lo mismo. Pero creo que tener la visión de ambas partes me permite una mirada más amplia”, explica.

Para el francés, su gran ventaja tiene que ver con su capacidad para moverse en dos áreas y no solamente especializarse en la historia ibérica o en el mundo prehispánico. “Gran parte de los historiadores del mundo hispánico no conocen el mundo prehispánico, y los antropólogos y arqueólogos que utilizan las fuentes no tienen la menor idea de cómo funcionaba España, de cómo era el pensamiento de la época. Entonces había una barrera de incomprensión. Siempre se ha presentado la Conquista de México como una especie de extensión de la historia ibérica y yo no lo veo así. Mi opinión es que Cortés entró en un mundo indígena porque lo conocía. Tenía ya 15 años de presencia en las islas. Eso es un cambio de perspectiva. Hay que considerar lo que ocurrió en México como la continuidad de la historia prehispánica y no como una extensión de la historia ibérica”, señala el autor.

Destapar el mito

De acuerdo con el historiador francés, el mito que vino de EUA en el siglo XIX, de hombre rudo, encargado de derribar todo a su paso, eliminó un poco la dimensión culta de Cortés, esa dimensión de pensador, porque tiene su idea la devolución del poder, sobre la organización social. Es por ello que, en su libro, Duverger también explica que el español fue director de una academia en la que, un día a la semana, había una junta de unas 40 personas en Valladolid, quienes discutían los problemas del momento.

“Había dos tipos de problemas: los sociales, por ejemplo, si la pobreza es aceptable o no, que es un tema muy moderno, y qué se podía hacer para eliminar la pobreza. Ese es el tipo de discusiones que tenía Cortés en su casa con otras personas involucradas en la gestión de la sociedad, con un poder de decisión. Y también había varias discusiones sobre la escritura. Por ejemplo, cómo tiene que hablar el emperador. Problemas que hoy resuelven agencias de comunicación. Un hombre muy moderno y apegado a la realidad social y cultural. Y creo que sí ganamos al conocer el hombre, ganamos mucho porque podemos apreciar mejor lo que ocurrió aquí. Es más fácil opinar si conocemos”, dice el historiador.

¿La conquista hubiese sido igual sin Cortés?

Finalmente, ante esta pregunta, Christian Duverger no duda en responder que “en otros países la Conquista se hizo sin él. En las islas fue un desastre absoluto. Prácticamente un genocidio en 30 años. Y en otros países los escenarios fueron muy diferentes. En Perú finalmente conocimos un desarrollo separado de las comunidades, lo cual no ocurrió en México. Creo que el mestizaje que ocurrió en este país es un diferenciador importante.

Por otra parte, podemos considerar que hay países donde los nativos prácticamente desaparecieron y aquí no ocurrió. Además, se mantuvieron las lenguas indígenas, lo que significa que las condiciones han permitido conservar esa dimensión antigua que considero como los fundamentos de la historia nacional. La historia mexicana es más indígena que española, esa es mi certeza. Y a Cortés no le molestó abandonar su vertiente española para convertirse en mexica”.

Te puede interesar: Ciencia ficción y rock and roll