Edwin Calderón: Unir las voces por una causa

Edwin-Calderón
Foto: Lulú Urdapilleta (@lulurdapilleta)

El 20 de julio, distintas agrupaciones se presentarán en el Conservatorio Nacional de Música y lo recaudado será para el coro infantil náhuatl de Texcoco

Para mantener vivo el coro infantil náhuatl Pipiltonkuikapihkeh, originario de Texcoco, Estado de México, el sábado 20 de julio, la asociación Promúsica México A.C. realizará el concierto Voces unidas por la música para recaudar fondos que ayuden a continuar con las asesorías, clases y entrega de mejores instrumentos a 100 niños de cuatro comunidades mexiquenses.

En el concierto participará la soprano Rebeca Olvera, una intérprete originaria de Puebla y miembro actual del elenco de la Ópera de Zúrich, en Suiza, y el Coro adulto de Promúsica, formado por 60 músicos amateur.

De acuerdo con Edwin Calderón, director de Promúsica —asociación que ha asesorado y apoyado económicamente al coro infantil— el concierto estará dividido en tres partes: en la primera participará el coro adulto con música de Mozart, seguido de un bloque de ópera de Rebeca Olvera, para concluir con la participación de los niños de Texcoco, quienes interpretarán música regional mexicana en náhuatl y habrá una sorpresa en la que todos compartirán el escenario.

Música que une

El coro Promúsica está conformado por 60 personas de entre 20 y 96 años de todas las ocupaciones. Es un conjunto amateur fundado por Xavier Torresarpi, un ingeniero melómano que hace 35 años tenía un grupo de amigos que quería cantar.

Desde entonces se ha unido mucha gente y han tocado con las mejores orquestas del país, en escenarios como el Palacio de Bellas Artes, la Sala Nezahualcóyotl, la Sala Ollin Yoliztli e in-
cluso en el Carnegie Hall de Nueva York en 2013.

Para Edwin Calderón, la pasión que los integrantes del coro sienten por la música es lo que ha unido a personas tan distintas una de la otra, tanto en edad como en profesiones e intereses, pero que, sin embargo, ha logrado formar un conjunto de cantantes amateur que sigue los pasos de los coros amateur nacidos en Europa.

“Hay estudios que demuestran que cantar provoca cambios en el estado de ánimo y en un coro es mucho más. La música atrapa tiene un significado distinto en cada persona, hace que nos apasionemos, y en el caso de Promúsica resulta muy evidente pues todos van a ensayar después de sus jornadas de trabajo, pueden estar cansados pero el compromiso y la pasión que sienten es mayor. Para ellos la música es terapéutica, es un modo de vida”, dice.

Según el director, otra de las ventajas de pertenecer a un coro es que te hace consciente de ti mismo y de los demás, ya que cada intérprete debe estar pendiente de lo que pasa con los otros. “Ese es un ejercicio que debería de existir todo el tiempo para convertirnos en una mejor sociedad, por eso también es muy importante lo que están haciendo los niños de Texcoco”.

Pipiltonkuikapihkeh

Para mantener viva la lengua náhuatl, en el municipio de Texcoco, los pueblos de San Jerónimo Amanalco, Guadalupe Amanalco, Santa Catarina del Monte y Santa María Tecuanulco trabajan en proyectos de revitalización y enseñanza a niños, por lo que, en 2016, crearon el coro infantil náhuatl Pipiltonkuikapihkeh, que significa “Guardianes del canto infantil”.

De acuerdo con Edwin Calderón, este proyecto fue una iniciativa de los pueblos indígenas de la montaña de Texcoco y con la asesoría del coro Promúsica México A.C. lo echaron a andar el 10 de octubre de 2016 con un grupo de 28 niños que hicieron una presen- tación bilingüe en la iglesia de su comunidad.

“Es muy curioso porque ves a los niños que tienen la misma pasión que quienes integran nuestro coro, son personas que sienten la música, la viven y la trasmiten. Te das cuenta de que esto no tiene edad ni ninguna diferencia. Para mí todos los niños deberían estar en una agrupación coral. Necesitan existir muchas más en nuestra ciudad porque cuando los ves en un escenario muy concentrados y luciendo su ropa tradicional, todo cambia”, cuenta.

Actualmente, al coro se han integrado más de 10 niños, pero alrededor de 40 son los que se han presentado en eventos como el Encuentro de coros infantiles de la región; un concierto con el coro Promúsica en el Castillo de Chapultepec; la Feria de las Lenguas Indígenas en el Centro Nacional de las Artes; el Teatro Álvaro Carrillo de la Universidad Autónoma Chapingo; la XXIII Feria Nacional de la Cultura Rural en Chapingo y el Centro Cultural “Gran Patio” Grandeza Texcocana.

Para hacer funcional el Pipiltonkuikapihkeh se ha necesitado el apoyo de la comunidad y de las familias, pues son ellos quienes llevan a los niños a los ensayos y adoptan la responsabilidad de permanecer en el coro, por esa razón, entre los miembros del comité responsable están cuatro maestros de la región; una comisión de padres de familia; un equipo formado por adultos mayores de las comunidades, encargados de la traducción y enseñanza del idioma náhuatl y una comisión de Promúsica para la asesoría musical y apoyo económico.

“Aunque los miembros de Promúsica aportan para mantener en las mejores condiciones a los coros, a veces las necesidades crecen con mayor celeridad y en esta ocasión estamos planeando el concierto con la maestra Rebeca Olvera para juntar fondos que ayuden a que el proyecto se mantenga y que los niños tengan las mejores asesorías e instrumentos”, dice el director.

El concierto se llevará a cabo el 20 de julio en el auditorio Silvestre Revueltas del Conservatorio Nacional de Música (Av. Pdte. Masaryk 582, Col. Polanco II Secc). La entrada no tiene costo, pero si te interesa asistir puedes hacer un donativo para apoyar el proyecto. Si quieres más información, escribe a [email protected] y [email protected] o llama a los teléfonos 55 5433 1097 y 55 3731 4993.

Te puede interesar: La música como activismo