Se evapora el agua en la CDMX

Agua se evapora con el calor de la CDMX

18% de los chilangos no reciben agua potable, lo que orilla a buscar alternativas ante la creciente escasez

ARTE: JUAN BILLY

Los inquilinos de un edificio ubicado en la delegación Benito Juárez se despertaron poco a poco por las voces en los cubos y pasillos preguntando si alguno tenía agua.

La mayoría se quería bañar, otros querían comenzar con sus labores de limpieza y uno que otro quería lavarse las manos, por lo que cuestionaron al conserje al respecto, ya que tenían una cisterna enorme.

“No está ni a la mitad, porque desde hace algunos días no cae mucha agua, así que necesitamos un poco más para poder poner a funcionar la bomba”, les contestó Martín, el conserje.

Este problema es muy común para algunos habitantes de la Ciudad de México, donde de acuerdo con el Plan Agua para el Futuro CDMX, 18% de la población no recibe este líquido vital todos los días y a 38% le resulta insuficiente para sus actividades.

Durante esta temporada de calor, las autoridades capitalinas advierten que el consumo aumenta hasta 10% más de lo normal porque hay una mayor evaporación, y pese a que no habrá cortes en lo inmediato, sí hay una escasez evidente.

“Hasta el segundo semestre, ahí por septiembre y octubre sería el primero —corte de agua—, aún no nos dan fecha exacta, pero en esta Semana Santa no habrá ninguna restricción del servicio”, afirmó Ramón Aguirre, director del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex).

Sin embargo, en el primer trimestre del año se ha registrado una veintena de protestas de habitantes de la ciudad por la ineficiencia en el suministro de agua. Tan sólo en marzo pasado hubo bloqueos en nueve delegaciones.

El más violento ocurrió en la zona de Peñón de los Baños, en Iztapalapa, donde los habitantes del lugar se enfrentaron contra granaderos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP). El saldo fue de más de una decena de heridos, la mayoría de ellos policías.

Técnicas a contra flujo

Eugenio acaba de comprar un bote de plástico para almacenar 200 litros de agua. Al principio la idea le parecía ridícula, pero conforme pasó el tiempo y el agua escaseaba dejó de parecer una mala estrategia.

“Hay que ser precavido y guardar el agua, porque luego viene con muy poquita presión y no sube hasta los tinacos”, dice este habitante de la colonia Santa María la Ribera, en la delegación Cuauhtémoc, en el centro de la Ciudad de México.

Ahorrar agua y, mejor aún, guardarla se ha convertido en una tarea diaria de casi la mitad de la población, que no la recibe con regularidad o no de manera suficiente para sus actividades diarias.

La página de transparencia del medio ambiente, del Gobierno de la Ciudad de México, propone 10 acciones para ahorrar este líquido en el domicilio y hacerle frente al desperdicio y la escasez.

Entre las estrategias se encuentra la instalación de ahorradores de agua en llaves y escusados, evitar dejar la llave abierta mientras te rasuras, lavas las manos o cuando lavas los trates, reutilizar el agua de la lavadora, recolectar el agua de lluvia en la azotea o almacenar el agua que cae de la regadera mientras esperas que se caliente.

“Al principio pensamos que no hacían falta tantas precauciones, pero conforme ha pasado el tiempo, nos dimos cuenta de que era muy necesario”, dice Eugenio, mientras vacía una cubetada de agua que recolectó de la regadera por la manañana.

¿Quieres azul celeste?

Quienes sufren por la escasez en esta temporada tienen una opción extra: pagar doble por ella a través de una pipa de agua.

En la Ciudad de México, existe una veintena de empresas dedicadas a la venta de agua a través de pipas, que surten a distintas colonias de la ciudad. Los precios, por un camión de agua de 10 mil litros, van desde los 800 pesos hasta los dos mil, dependiendo de la zona y de qué tan lejos quede la cisterna o los tinacos del camión.

La mayoría de estos servicios solo funcionan de lunes a viernes y durante las primeras horas del día, ya que por la tarde tienen apartadas sus posibilidades de reparto.

Quienes no pueden costearse una pipa de agua privada, pueden solicitar el servicio gratuito del Gobierno de la Ciudad de México y a través de los Centros de Servicio y Atención Ciudadana que existen en cada una de las 16 delegaciones de la ciudad. El tiempo de espera varía, pero puede ser de hasta 36 horas y en época de calor puede tardar mucho más.

Aún así, estas ayudas son paliativas, pues de acuerdo con las autoridades capitalinas, los problemas de escasez general del agua en la CDMX se deben principalmente a dos factores que van mucho más allá de pedir una pipa: la sobreexplotación y contaminación de los mantos acuíferos, de donde proviene alrededor del 70% del agua que se consume en la capital.

Estas razones hacen que el líquido que se encuentra en la superficie esté contaminada y no se pueda consumir de manera segura, por lo que es necesario extraerla de mayores profundidades.

Esto causa otro tipo de problemas como hundimientos entre de 15 y 40 centímetros por año en distintas zonas de la ciudad. Un círculo vicioso que alcanza a más chilangos.

En cifras:

  • 50% de la población de la CDMX tiene algún tipo de problema con el suministro de agua.
  • 40% del agua que se suministra en la ciudad se pierde debido a alguna fuga en las tuberías.
  • 216 litros es el consumo de agua de los mexicanos, 166  más de lo recomendado.

Compartir
Artículo anteriorSí habrá Festival Ceremonia este domingo
Artículo siguienteEdición impresa: 3/04/2017
Reportero titular que a veces juega de editor derecho, formado en redacciones de un par de diarios nacionales, pero siempre cubriendo la ciudad. En los ratos libres me gusta practicar boxeo, no porque esté de moda, sino porque te pone en forma para los ‘chacaleos’.