Cocinar para ayudar

talleres de Sobremesa

Grandes chefs chilangos te ofrecen los talleres de Sobremesa para recaudar fondos que serán utilizados para ayudar a los afectados de los sismos de septiembre. 

La cocina une, reconcilia, cura. Es el lugar donde las personas congenian, sin importar su parentesco. “A través de la preparación de un plato, interactúas con otros y te desconectas del resto del mundo”, cuenta Micaela Miguel, socia de un nuevo proyecto con sede en la colonia Roma que busca crear experiencias a través de la comida: Sobremesa. Aquí, además de comer rico, se trata de cocinar y convivir.

Cuando Micaela —hija de la chef Mónica Patiño— y Lucía Benítez —una apasionada de la gastronomía— se conocieron, nunca pensaron que un par de años después convertirían una antigua casona en su sueño: “un espacio para cocinar, comer y convivir”.

El objetivo es simple: ofrecer talleres selectos de cocina, hostear cooking parties y organizar tertulias alrededor de la mesa. Cuatro meses han pasado desde su inicio de actividades y las clases siguen llamando la atención por no ser las típicas. No se trata solamente de aprender a cocinar sino de disfrutar la sobremesa, con copas llenas de vino y complicidad entre los talleristas —amigos o desconocidos—.

Todo el mundo puede cocinar

Las cocinas japonesa, tailandesa y de Medio Oriente han tenido lugar en sus fogones caseros. Nada del equipo es industrial, pues todo lo que aquí se prepara tiene la cualidad de poder replicarse en casa. “Cada vez estamos más desconectados del origen de las cosas y cómo se hacen”, cuenta Micaela, por eso “lo más importante es acercar a la gente a la cocina”.

Al llegar te entregan un mandil. Después, Lucía o algún chef invitado explican paso a paso las recetas, y ¡manos a la obra! Un par de horas cocinando dan como resultado tres platos. Depende del taller que elijas, pueden ser entrada, plato fuerte y postre; o tres versiones del mismo platillo. Una hora más se suma a la experiencia para degustar la comida y, por supuesto, hacer una buena sobremesa. Puedes ir solo, en pareja o con un grupo de amigos. Es una divertida forma de pasar la noche: cocinando y conociendo gente —¿planes para el 14 de febrero?—.

Cena con sabor altruista

Todo es cocina, diversión y también ayuda al prójimo. Así lo concibieron Lucía y Micaela cuando invitaron a tres reconocidos chefs de la Ciudad de México a ofrecer sus valiosos talleres de cocina. El motivo: reunir fondos para Cooperación Comunitaria CC ONG México, A. C., fundación que trabaja para las personas afectadas por los sismos ocurridos en septiembre de 2017, en especial las que habitan el Istmo oaxaqueño.

Isadora Hastings, directora de la fundación, asegura que las donaciones de los talleres sumarán para reconstruir 100 cocinas, 100 comixcales —hornos donde se elaboran los emblemáticos totopos del Istmo— y 34 hornos de pan, instrumentos básicos de supervivencia para las familias oaxaqueñas.

Las clases de cocina serán impartidas por Mónica Patiño (Delirio), Corentin Bertrand (Casa Virginia), Eduardo García (Máximo Bistrot), Elena Reygadas (Rosetta), Paulino Martínez (El Parnita), Jair Téllez (Amaya) y Marco Carboni (Sartoria). El donativo es de 5,000 pesos por pareja o 2,900 por persona. Incluye la clase, cena y vino, y tienen una duración de tres horas. La fundación estará trabajando, por lo menos, dos años reconstruyendo viviendas; así que habrá actividad para largo.

Cooking parties

El anfitrión de la fiesta cita a sus amigos en Sobremesa, elige el menú, lleva sus vinos y su música. Sobremesa pone los ingredientes de la cena, al chef para que guíe la sesión de cocina, al mesero y —¡lo mejor!— la lavada de platos. Los amigos cocinan juntos y al final se sientan a comer acompañados por unos buenos vinos y sus playlists predilectas. Es como un restaurante privado. No, ¡es mejor!

Basta reunir un grupo de mínimo diez personas y cubrir el costo, que oscila alrededor de los mil pesos —depende de la cantidad de invitados—.

También está la opción de unirse al Club Sobremesa. Si decides hacerlo, tendrás acceso a tertulias: comida, bebida y plática con un personaje importante sobre algún tema específico (política, cultura, arte…). No hay cocina, solo comida, y el primer personaje en participar es el chef Marco Carboni, quien platicará sobre la cultura italiana.

Próximos talleres

Panadería artesanal con Lucía Benítez: los secretos de la baguette tradicional, el pan campesino de centeno y la focaccia. Martes 13 de febrero, 1,200 pesos.

Cocina de Medio Oriente con Paola Sepúlveda: sopa de pistache, cous cous con hierbas y piñones, y falafel de garbanzo con haba. Jueves 15 de febrero, 1,200 pesos.

Ramen con Eduardo Nakatani: los principios básicos del ramen y tres maneras de hacerlo. Miércoles 21 de febrero, 1,200 pesos.

Técnica y básicos de cocina con Eduardo Nakatani: desde cómo agarrar el cuchillo hasta los trucos para que no se te bata el arroz. Miércoles 28 de febrero, 850 pesos.

Para más información, escribe a hola@sobremesa.mx o visita la página oficial de Sobremesa.

Numeralia

$5,000 cuestan los talleres dobles para ayudar a las familias del Istmo.

34 hornos de pan dañados serán reconstruidos con el dinero recaudado.

3 horas de duración tiene cada sesión de cocina en Sobremesa.

Te recomendamos: En búsqueda constante

Compartir
Artículo anteriorCrucigrama 12 de Febrero 2018
Viajera apasionada por descubrir historias y experiencias a través del paladar. Siempre la encontrarás comiendo algo rico y compartiéndolo en sus redes sociales.