¿Cómo cuidar tu salud mental?

salud-mental

Tu bienestar emocional es igual de importante que el físico y aquí te decimos por qué

¿Te preocupas por cuidar tu salud?, ¿eso incluye tu bienestar emocional? Poner atención en nuestras emociones es vital; de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”.

Y qué mejor forma de atender nuestra salud mental que buscando el apoyo de un profesional, como lo son los psicólogos o psicoanalistas. Sin embargo, en la Ciudad de México —y el país en general—, hay muchos prejuicios sobre asistir a terapia psicológica.

De acuerdo con la doctora y psicoanalista Castel Alcásir Labastida Martínez, en su experiencia sí ha notado recientemente un avance en el interés de las personas por cuidar su salud mental, pero todavía no es suficiente. Para la experta, la salud mental se refiere a un equilibro entre dos aspectos principalmente: el psicológico y el social. Debido a esto, el cuidado de nuestras emociones debería ser una necesidad básica.

Presta atención a tus emociones

Asistir a terapia debe ser igual de importante que ir al dentista o al doctor general, ya que ayuda a prevenir o saber tratar y controlar nuestras emociones. “En otros países es algo cotidiano. Tenemos que anticiparnos para tener un cuidado integral de nuestra salud física y psicológica. Todavía hay algunos prejuicios de que estás loco si vas al psicólogo. Algo malo te tiene que pasar para que vayas a terapia. Aquí vas a terapia, pero parece que debes de mantenerlo en secreto. Qué contradictorio es pensar que se está haciendo algo malo, pero en realidad van a terapia para estar bien”, cuenta Castel.

El no estar bien mentalmente puede afectarnos en distintos aspectos de nuestra vida como lo laboral, lo familiar y hasta lo económico. Al tratar cualquier trastorno se puede lograr cualquier meta personal, explica Castel. Y es que, dice, todos vivimos frustraciones cotidianamente y tener una salud mental favorable ayuda a manejarlas. Estas frustraciones causan enojo, tristeza, baja autoestima o un sentimiento de devaluación.

Cuida tu mente y cuerpo

De acuerdo con la OMS, actualmente hay alrededor de 450 millones de personas en todo el planeta con algún tipo de trastorno mental y, para 2020, se espera que la depresión sea la segunda fuente de discapacidad en las personas, expectativa con la que concuerda la Asociación Psicoanalítica Mexicana.

En México hay aproximadamente 15 millones de personas con algún trastorno mental, y en su mayoría se trata de jóvenes, según la Secretaría de Salud. El principal trastorno que afecta a la población es la depresión. Tan solo este 2019, aumentó 8.2% la atención médica a este padecimiento: hasta abril, hubo 35,976 casos. Según un reporte de la dependencia federal, la entidad donde se registraron más  es la Ciudad de México (con 5,913). Lo más grave es que 85% de quienes padecen algún trastorno no recibe atención.

“Ya es un problema fuerte, pero en unos años va a afectar a más población. No está bien detectado y muchas veces está mal manejado”, explica la doctora Castel, quien da terapias psicoanalíticas y también es profesora. La OMS define la depresión como un trastorno caracterizado por un sentimiento de tristeza, pérdida de interés, sentimiento de culpa, trastornos de sueño y apetito, sensación de cansancio y baja autoestima. La consecuencia más grave de este padecimiento es el suicidio.

Si te sientes así, es de suma importancia que asistas con un profesional

Si conoces a alguien con esas características, no lo obligues a ir a terapia. “Para que alguien pueda acceder a una psicoterapia, la persona debe de querer y ser consciente de que lo necesita. En el caso de niños y adolescentes, los padres sí hacen la cita. Cuando un paciente te llama, lo hace una luz que busca la salud mental, no te llama la enfermedad”, explica la doctora.

Después de la depresión, los padecimientos más comunes son los de ansiedad, el trastorno por déficit de atención, el autismo y los alimentarios. No obstante, para Castel muchos de ellos se correlacionan: en la depresión, las personas también sufren ansiedad o estrés; hay síntomas que predominan, pero que vienen de otras patologías.

No esperes a que pases por un mal momento, te sientas mal o tengas un problema para atender tu salud mental.

Lo más recomendable es buscar a un psicoterapeuta profesional y, si tienes un trastorno mayor, ahí te indican si necesitas un trabajo multidisciplinario, es decir, acudir también con un psiquiatra o con un neurólogo. A pesar de las resistencias —como la del tiempo o el dinero—, convierte tu salud emocional en una prioridad. Eso sí, los resultados no son visibles en tan solo unas semanas o un par de meses, sino que debe ser un trabajo constante y a largo tiempo.  

En la Asociación Psicoanalítica Mexicana hay un directorio de profesionales privados con quienes puedes asistir. La UNAM también tiene una opción de ayuda psicológica por teléfono (5622 2288), disponible de 8:00 a 20:00, pero también personal en la Facultad de Psicología, en la de Medicina y en el Departamento de Urgencias.

En la ciudad también existe el Centro Integral de Salud Mental o la red de Centro Comunitario de Salud Mental que tiene varias sedes en Iztapalapa, Cuauhtémoc, o Zacatenco. Consulta el Directorio de Instituciones de Atención a las Emociones de la CDMX, en injuve.cdmx.gob.mx.

Te puede interesar: Fumar o no fumar