¿Buscas trabajo? Así lo puedes hallar

¿Eres el empleado ideal?

trabajo
Ilustración: Michel Laris

Ser proactivo, hablar distintos idiomas y tener ganas de aprender son algunas de las características que más llaman la atención en los portales de empleo por internet

¿Crees que existe el empleado ideal? Te tenemos malas noticias: no existe. Sin embargo, hay algunas características que nos pueden ayudar a destacar entre el resto y llamar la atención de los empleadores.

En la Ciudad de México hay alrededor de 4.2 millones de trabajadores y 227 mil en etapa laboral que no cuentan con uno. Por ello, la Secretaría del Trabajo y Fomento al Empleo (STyFE) de la CDMX y el Colegio de México (Colmex) elaboraron el Diagnóstico de Competencias Demandadas (DICODE), con el que se busca identificar las cualidades más solicitadas en los portales de empleo por internet.

Datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (Enoe), elaborada por el Inegi, detallan que la manera más común de encontrar un trabajo, tanto en el sector formal como en el informal, es a través de amigos, conocidos y familiares y está seguido de hacer una visita directa al lugar, usar internet, revisar anuncios e invitaciones directas.

Los portales analizados son Bumeran, CompuTrabajo e Indeed, y se encontró que las medianas salariales, dependiendo el tipo de empleo, oscila entre los $11,000 y los $5,834.88.

Y mientras ser proactivo, puntual, tener buena presentación y estar en un rango de edad son condicionantes para acceder a un empleo; también se cuentan habilidades duras como el manejo de dispositivos electrónicos y programas de cómputo, buena lectoescritura, saber inglés y contar con grados académicos, explica Tomás Damerau, director ejecutivo de Estudios del Trabajo.

Las áreas en las que se concentran la mayoría de las vacantes que ofrecen estos portales son: trabajadores que brindan y manejan información, técnicos especializados y auxiliares técnicos en ciencias sociales. Por el contrario, los rubros con mayor tasa de desempleo son los trabajadores de ventas en establecimiento, las secretarias, los cajeros y los capturistas.

¿En qué fallamos?

Las competencias con las que cada persona cuenta son definitivas para encontrar un empleo y para definir un salario. El Diagnóstico de Competencias Demandadas detalla que el 40% de los empleadores tiene dificultad para contratar a una persona, y una vez adentro, el 30% de la fuerza laboral no está calificada para realizar las tareas para las que se le contrató.

Tomás Damerau explicó que existen dos tipos de habilidades que se toman en cuenta al momento de hacer una contratación: las habilidades duras, que tienen que ver con grados académicos, cursos y diplomados; además de las habilidades blandas, que se refieren al carácter y el desenvolvimiento social.

“No existe un ‘empleado modelo’ porque una clasificación así depende de las habilidades de cada persona y de lo que requiere el puesto. Pero te puedo decir que el trabajador ideal es el que puede aprender rápidamente las especificidades de cada área de trabajo, y eso es parte de las habilidades blandas y no tanto de la capacitación.

Son personas amoldables y ajustables a las especificidades del sector”, explica el director ejecutivo de Estudios del Trabajo de la STyFE.

Además de los aspectos mencionados en el DICODE, Karen López, especialista en Comunicación Organizacional, menciona que un factor de interés para los reclutadores es la estabilidad laboral previa, por lo que recomienda permanecer en los empleos entre dos y tres años.

“Algo importante es que quien busca empleo sea proactivo —cuenta—, que no se limite a hacer lo que le corresponde como tarea, sino que sea capaz de proponer. No se trata de abusar de las personas o de explotarlas, sino de que puedan aprender a actuar, a proponer soluciones a situaciones cotidianas y que además puedan desarrollar habilidades para dirigir un equipo de trabajo”.

Al respecto de los jóvenes, López Cruz recomendó que aun cuando sean recién egresados, es conveniente que tomen cursos y diplomados, que se mantengan actualizados en lo que su área demande.

También “que se animen a hacer servicio social, becariado o prácticas en lugares enfocados a su rama de empleo, puede parecer mínima pero hay un grado de experiencia práctica mayor frente a quienes no lo hicieron y por desgracia desde hace varios años el mercado laboral demanda que seas joven y que tengas experiencia. De algún modo hay que empezar”, explica.

Cómo prepararse mejor

El Instituto de Capacitación para el Trabajo (ICAT) de la Ciudad de México también ofrece cursos de preparación, profesionalización y certificación de habilidades y experiencias, comentó Damerau.

Los documentos oficiales son expedidos por la Secretaría de Educación Pública (SEP) con el objetivo de tener documentos con valor curricular que, a mediano plazo, se conviertan en mejoras para las condiciones laborales del trabajador.

Entre los cursos que ofrece el ICAT están los de Word y Excel básico, técnicas para hablar en público, inglés básico, software libre, tecnologías de la información y reparación de celulares y tabletas electrónicas, etcétera.

Otra alternativa de actualización es la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que constantemente abre convocatorias para cursos presenciales y en línea en diferentes disciplinas, tales como ciencias de la salud, producción audiovisual, programación, agronomía, ciencias empresariales y económicas, finanzas personales, medio ambiente, desarrollo sostenible, inteligencia artificial, entre otros.

Para acceder a ellos solamente es necesario hacer el registro electrónico, contar con acceso a internet y un par de horas a la semana, así como aprobar de acuerdo con los requisitos establecidos. Los cursos puedes hacerlos de manera gratuita o puedes hacer un pago simbólico para obtener una constancia con valor curricular.

Te puede interesar: Scooters a regulación