Motociclistas fuera de la ley

La capital mexicana es la ciudad más laxa de América Latina con ellos, pues no exige ningún tipo de prueba para otorgar licencias.

En América Latina, la Ciudad de México es el ejemplo de lo que no se debe hacer con los motociclistas, considerados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre los usuarios de vía más vulnerables.

Un estudio de la Fundación Mapfre advierte que la capital es donde más fácilmente se consigue una licencia para conducir una motocicleta, pues no se exigen pruebas físicas, psicológicas ni de aptitud. Para obtener el documento —que también faculta para manejar autos—, basta con pagar 725.50 pesos y presentar identificación y comprobante de domicilio. En este análisis, se comparan las normas capitalinas, de alcance local, con las reglas nacionales de 13 países de la región y tres europeos.

El texto, titulado Informe sobre la Seguridad de los Motociclistas en Latinoamérica, incluso señala que en la ciudad sólo se pide a una persona tener 15 años para expedirle un permiso. Lo mismo ocurre en España, mientras que en Brasil, Chile y Puerto Rico la edad mínima es 18, en Nicaragua es 21 y en el resto es 16.

Además, “todos los países, excepto México, exigen algún tipo de pruebas o exámenes teóricos y prácticos para la obtención del permiso o licencia de conducción de vehículos de dos ruedas a motor”, detalla el estudio, elaborado en 2013.

En contraste, en Brasil se requiere aprobar exámenes teóricos y prácticos y, después, acumular un año de experiencia sin cometer infracciones graves. De forma similar, en Chile, el solicitante debe demostrar “idoneidad moral, física y psíquica”, y acreditar bajo juramento que no consume drogas. En Argentina se debe pasar una prueba de ética ciudadana. En Colombia hay que comprobar que se sabe leer y escribir. En Perú se debe demostrar que se aprobó la primaria. Y en todas las naciones analizadas, menos México y Puerto Rico, se piden estudios médicos.

Todo esto, coinciden el análisis y distintos expertos en movilidad, contribuye a que aumenten tanto los accidentes como la cifra de muertes.

En 2013, según los datos más recientes del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra), en la capital murieron 110 motociclistas, 34% más que en 2010. Además, esa cantidad equivalió a 25% el número de peatones muertos: 491.

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: MOTOS, ¿A FAVOR O EN CONTRA?

¿Y el examen de manejo?

El estudio de la Fundación Mapfre señala: “La formación es la mejor garantía de uso seguro de cualquier modo de transporte, pero todavía más en el caso de los usuarios de vehículos de dos ruedas a motor, debido a la mayor complejidad de su conducción”.

Dentro de la capital mexicana, sin embargo, las autoridades no han cumplido con exigir exámenes para otorgar licencias, a pesar de que esta disposición se encuentra en la Ley de Movilidad.

Laura Ballesteros, subsecretaria de Planeación de la Secretaría de Movilidad (Semovi), dice al respecto que el gobierno capitalino está revisando qué elementos técnicos debe cubrir la aplicación del examen y, para ello, recibe asesoría de la Dirección General de Tránsito de España.

“Una de las prioridades es generar un examen para primoconductores, y que quien vaya a renovar se someta a un curso de capacitación, además de que se incluya a las motocicletas en este proceso”, asegura.

“Todo motociclista debe pasar por cursos, según el tipo de moto que quiera manejar. No puedes tener una licencia de moto de carreras para una crucero o una scooter. Y para los de alto riesgo, que la usan para trabajo, deben tener un curso especializado. No sólo los [repartidores] de pizza, sino las de todo tipo de reparto”, dice el experto en seguridad vial Francisco de Anda.

Hace años, agrega, en la capital existían estas licencias especiales, pero las autoridades las eliminaron bajo el argumento de que, al unificar el trámite con el de los autos, se evitarían actos de corrupción.

Fernanda Benfield, presidenta de la asociación México Previene, lamenta que exista una baja oferta de clases de conducción de motocicletas y que la mayoría de los usuarios aprenda a utilizarlas a través de familiares o amigos. Por esa razón, exige a la Semovi intervenir y fomentar estos cursos.

Más motos, más muertes

Sobre este tema, la OMS tiene una postura clara: “Facilitar el acceso a motocicletas sin necesidad de superar un examen especial aumenta el número de lesionados de tráfico que implican motocicletas”.

De 1999 a 2009, según el organismo, el parque de motocicletas en México creció 312%, en tanto las muertes de motociclistas subieron en proporción similar: 332%.

En la ciudad, de 2009 a 2013 los choques contra motos se incrementaron 20%, si bien la cantidad de heridos graves disminuyó 0.6%. La mayoría de los motociclistas fallecidos tenía entre 20 y 39 años.

La muerte de estas personas en América Latina representa 20% de los decesos por hechos de tránsito, según la OMS. Para Eugenia Rodrigues, asesora del organismo, esto demuestra que la región debe crear “políticas de transporte público adecuadas para el aumento del uso de las motocicletas y que establezcan medidas necesarias para proteger a todos los usuarios vulnerables”.

En cifras

  • 91 mil motocicletas circulaban en la Ciudad de México en 2013, según datos del Conapra.
  • 54% creció el parque vehicular de motocicletas de 2012 a 2013, de acuerdo con el órgano federal.
  • 1008 motocicletas estuvieron involucradas en diversos accidentes durante 2013.
Compartir
Artículo anteriorEl lado B de… Casa Fayette
Artículo siguienteRegla de tres: básicas de Jarmusch
Rafael Montes es reportero de la ciudad desde hace siete años. Apasionado de la movilidad, el urbanismo y el medio ambiente. Ciclista y peatón cotidiano, no tiene auto y sólo de ser muy necesario deja la bici para subirse al Metro o al coche de su novia.