Siete obras de arte que valen varios millones

Fotos: Shutterstock / Getty Images

Te invitamos a realizar un pequeño repaso de las piezas subastadas en años recientes por cantidades estratosféricas de dinero

Comprar arte a través de galerías o casas de subastas es una práctica muy común entre aquellos —principalmente inversionistas y empresarios— que buscan coleccionar objetos de valor histórico; lo interesante es que este método es cada vez más global y accesible. 

En esta edición de máspormás te presentamos una selección de siete obras por las que se han pagado varios millones de dólares.

Young Man Holding a Roundel, de Sandro Botticelli

Este año, la casa de subastas Sotheby’s vendió este cuadro por 92.1 millones de dólares; hasta el día de hoy no se sabe quién adquirió el retrato pintado por el maestro del Renacimiento italiano. El cuadro fue creado alrededor del año 1480 y muestra a un joven que sostiene entre sus manos un pequeño medallón que tiene un santo. De acuerdo con el medio ABC, el apuesto joven noble retratado, que rondaría la veintena, podría ser Giovanni di Pierfrancesco de Medici, cuyo hermano Lorenzo fue un importante mecenas de Botticelli. “Aunque no hay evidencia definitiva de esta identificación, Botticelli pintó retratos de miembros de la familia Medici y su círculo”, señala la publicación. 

Meules, de Claude Monet

La obra maestra pintada por Claude Monet en 1890 fue vendida por 110 millones de dólares durante una subasta organizada hace dos años por Sotheby’s. La pieza es parte de una serie titulada Almiares, la cual está conformada por 25 lienzos, 17 de los cuales están en instituciones públicas como el Musée d’Orsay, The Metropolitan Museum of Art y The Art Institute of Chicago. La serie es conocida por repetir la misma imagen y en ella se muestra las diferencias en la percepción de la luz en distintos momentos del día y estaciones del año. Monet, figura clave del movimiento impresionista, la pintó entre 1890 y 1891 en su casa en Giverny, Normandía. 

The Scream, de Edvard Munch

Una de las pinturas más emblemáticas del arte moderno fue vendida en Sotheby’s Nueva York por 119.9 millones de dólares. Esta obra, creada en 1895 y adquirida por un comprador desconocido en 2012, es una de las cuatro versiones que hizo Edvard Munch de su pintura más reconocida, cuyo óleo original se exhibe en la Nasjonalgalleriet (Galería Nacional de Oslo, en Noruega). Desde la primera aparición de The Scream, muchos críticos han intentado determinar la escena exacta representada, así como las inspiraciones para la figura que grita.

Three Studies of Lucian Freud, de Francis Bacon

El tríptico del pintor británico de origen irlandés, Francis Bacon, se vendió en noviembre de 2013 por 142.4 millones de dólares durante una subasta en Christie’s Nueva York. Fue adquirida por la galería Acquavella Gallery en nombre de un cliente extranjero sin identificar; no obstante, el misterio se reveló cuando el diario New York Post informó que la princesa Sheikha Al-Mayassa bint Hamad bin Khalifa Al-Thani, hermana del emir de Qatar, fue quien compró la obra creada en 1969. La serie compuesta por tres lienzos representan a Lucian Freud —amigo íntimo, pero también rival de Bacon, y nieto del fundador del psicoanálisis Sigmund Freud— sentado en una silla de madera. 

Les Joueurs de cartes, de Paul Cézanne

La obra maestra del postimpresionista francés fue adquirida por la familia real de Catar en 2012 por un monto de 250 millones de dólares. De acuerdo con Vanity Fair, la venta se realizó en secreto un año antes y forma parte de la estrategia de Catar para convertirse en un centro de referencia intelectual internacional. Les Joueurs de cartes fue creada por Cézanne entre 1890 y 1894 y pertenece a una serie de cinco trabajos, cuatro de los cuales se encuentran en diferentes museos: Musée d’Orsay (París), The Metropolitan Museum of Art (Nueva York), Barnes Foundation (Filadelfia) y The Courtauld Gallery (Londres). La pieza retrata a dos campesinos que juegan a las cartas, con una botella de vino en medio. 

Interchange, de Willem de Kooning

En 2015, el magnate Kenneth C. Griffin adquirió el lienzo del pintor holandés-estadounidense por 300 millones de dólares, quien en esa misma operación —por otros 200 millones—, compró Number 17A, de Jackson Pollock. Interchange, que actualmente se encuentra exhibida en The Art Institute of Chicago, es una pintura expresionista abstracta creada en 1955 y se caracteriza por una masa rosada carnosa en su centro, que representa a una mujer sentada. La carrera de De Kooning, quien falleció en marzo de 1997 a causa de Alzheimer, abarcó más de seis décadas y su estilo artístico experimentó varias transformaciones; sus pinturas pasaron de la representación a la abstracción. 

Salvator Mundi, de Leonardo da Vinci

La pintura creada alrededor del año 1500 y atribuida al artista italiano es la más cara de la historia hasta ahora; se vendió en noviembre de 2017 por 450.3 millones de dólares. Dicho lienzo, que muestra a Cristo con un vestido renacentista impartiendo la bendición con la mano derecha mientras sostiene una esfera cristalina con la otra, fue adquirido en Christie’s Nueva York por un príncipe saudí, que a su vez sería un intermediario de Mohammed bin Salman, el príncipe heredero de Arabia Saudita. Algunos críticos han señalado que la pintura es una copia, sin embargo, The National Gallery de Londres ha confirmado que el trabajo fue restaurado a su forma original después de ser descubierto en 2005.