Soluciones viales con un toque japonés

Para reforzar la seguridad de los peatones, la CDMX estrenará cruce peatonal en diagonal.

Durante los próximos meses, la Ciudad de México estrenará el primer cruce peatonal diagonal en forma de “x”, es decir, el flujo vehicular se detendrá totalmente para darle prioridad a los peatones

A partir de este año, no necesitarás viajar a Tokio para cruzar la calle en diagonal como lo hacen en Japón. La Secretaría de Movilidad de la CDMX colocará un cruce en forma de “x” en la intersección de Venustiano Carranza y José María Pino Suárez, a un costado de la sede de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en el Centro Histórico.

Esta intervención se convertirá en el primer cruce en diagonal permanente que habrá en la capital del país y funcionará de la siguiente forma: durante unos minutos, todos los semáforos marcarán el alto para los vehículos, lo que permitirá que la gente cruce la calle de la forma tradicional o en diagonal, como se hace en algunos puntos de Japón.

Si bien este será el primer cruce en diagonal permanente que tendremos en la Ciudad de México, no se tratará del primero de la historia, ya que el 13 de octubre pasado, en la intersección de Madero y Eje Central, se habilitó el llamado Cruce latino, una especie de paso de cebra que permitía a los peatones cruzar la calle en diagonal, mientras todos los semáforos vehiculares, sin importar su dirección, se encontraban en rojo.

El Cruce latino sirvió de pretexto para poner a prueba por primera vez en la capital este tipo de cruces, cuyo diseño es similar al que se ubica en el barrio tokiota de Shibuya, el cual es considerado uno de los más transitados de todo el mundo, pues se calcula que alrededor de un millón de personas lo usan diariamente.

Pero, ¿por qué se les conoce como “solución Shibuya”? Los cruces en diagonal fueron puestos en operación en Japón, donde cuentan con alrededor de 300 de estos pasos peatonales siendo el de Shibuya el más famoso. Tras comprobar sus ventajas, esta medida se puso en marcha en ciudades como Kansas City, en Estados Unidos y Vancouver, en Canadá, así como en Santiago de Chile.

Shibuya a la mexicana

Este primer cruce en diagonal de la Ciudad de México es parte del plan de acción que se pondrá en marcha durante el primer año del actual gobierno capitalino. El plan contempla intervenir los 100 cruces más conflictivos de la capital con el objetivo de mejorar la vialidad y la seguridad de los peatones.

Entre las primeras 35 intersecciones que serán entregadas se encuentra la de Pino Suárez y Venustiano Carranza, donde se calcula que 875 peatones utilizan esta intersección en la mañana, entre las 8:30 y 9:30, mientras que 4,226 hacen lo mismo por la tarde, entre las 18:00 y 19:00.

Salvador Medina, director de General de Planeación y Políticas de la Secretaría de Movilidad capitalina, detalló que este nuevo cruce en diagonal contará con dos pasos de cebra adicionales, en forma de “x”, además de que se pintarán señalizaciones en la calle y se instalarán semáforos peatonales y audibles para que las personas que transiten por este lugar entiendan cómo funciona esta solución.

“Esto tiene ciertas ventajas. Cuando tienes un cruce normal, los autos a veces dan vuelta en el sentido donde van los peatones y eso hace que se crucen con ellos y pueden generar tráfico o incidentes viales. Normalmente eso no es preocupante cuando tienes poco flujo de autos o de peatones, pero el problema es cuando tienes un amplio flujo de ambos porque en la vuelta se pone en riesgo a los peatones”, explicó el funcionario para Máspormás.

Actualmente, el diseño de la intersección ya está concluido y el siguiente paso es esperar a que inicie el proceso de contratación de la obra, pero se prevé que los capitalinos podamos estrenar este cruce en diagonal antes de que se cumplan los primeros 100 días de este gobierno, es decir, previo al 15 de marzo de 2019.

Cada cruce tendrá una solución distinta

Cada una de las intersecciones que serán modificadas tendrá una solución diferente, pues las autoridades detectaron que las necesidades y problemáticas no son las mismas. Es por esto que, antes de aplicar una solución, se implementa un levantamiento de datos, que incluye un análisis del flujo peatonal y vehicular, así como un estudio sobre la dinámica de los automóviles, solo por mencionar algunos factores.

Tras el análisis, se decidió que la “solución Shibuya” era la indicada para enfrentar las problemáticas del cruce en Pino Suárez y Venustiano Carranza; sin embargo, todavía no se ha establecido si se puede replicar este modelo en otras calles de la capital.

Salvador Medina detalló que, si bien no descartan implementar un cruce diagonal en otro punto de la Ciudad de México, hasta el momento no se ha presentado el caso en el que sea necesario, por lo que habrá que esperar a que culminen los demás análisis para saber si tendremos otro de estos proyectos.

La intervención de los primeros 35 cruces requerirá una inversión de 300 millones de pesos, de acuerdo con el Programa de Obras para 2019 del Gobierno de la Ciudad de México. Hasta el pasado 25 de enero, las autoridades capitalinas han intervenido los cruces de Pino Suárez e Izazaga, donde también se le dio prioridad al paso peatonal y se instalaron semáforos sonoros y el de División del Norte y Eje 7, donde se instaló un paso seguro