Chilangos tras la gloria

17 de los 126 atletas olímpicos son originarios de la capital del país y algunos de ellos aún aspiran a ganar una medalla.

ARTE: CÉSAR ESPINOSA

FOTOS: PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

En la Ciudad de México hay una cuna de atletas que, para los Juegos Olímpicos de Río 2016, aportó a 17 de los 126 integrantes de la delegación nacional: 14% del total.

Estos deportistas chilangos se clasificaron para la justa en Brasil en disciplinas como la caminata, el remo, el esgrima, el ciclismo, la natación, el golf y el futbol.

A una semana del inicio de las competencias, algunos ya han quedado eliminados, pero otros todavía se mantienen en la lucha por las medallas o, al menos, intentan ubicarse en los primeros sitios de su especialidad. Te decimos quiénes son para que puedas seguirles la pista.

Capitalinas de hierro

De los 17 atletas olímpicos originarios de la capital, 10 son hombres. Sin embargo, son las mujeres quienes tienen más experiencia internacional.

Una de las que más ha sobresalido en los últimos años es la arquera Aída Román, de 28 años, quien ganó la medalla de plata en Londres 2012 y también ha obtenido preseas en campeonatos regionales y mundiales.

Llegó a Río 2016 con altas expectativas, pero quedó eliminada en los primeros días de la justa.

Otra capitalina destacada es Daniela Campuzano, de 29 años, ciclista de montaña y quien es la abanderada de la delegación mexicana. Después de haberse preparado en el estado de Hidalgo, busca formar parte del top 10 de la competencia e incluso sorprender a México con su resultado. Su prueba será el sábado 20 de agosto.

abweb2

Daniela Campuzano es ciclista de montaña y la abanderada de la delegación olímpica.

Con pies veloces

En la lista de chilangos olímpicos hay tres atletas en una disciplina que dio a México muchas satisfacciones en la década de los 90: la marcha.

María Guadalupe Sánchez, de 21 años, participará el viernes 19 de agosto en la prueba de 20 kilómetros. Ahí compartirá el asfalto con Alejandra Ortega, de 22 años, quien ya acumula 14 campeonatos nacionales y un segundo lugar internacional, y ahora buscará colarse al podio en Brasil.

En tanto, en la marcha varonil competirá Pedro Daniel Gómez, quien este viernes participará en los 20 kilómetros. Gómez tiene 25 años y obtuvo plata en el Campeonato Mundial Juvenil. En Río, busca sumarse a la lista de marchistas mexicanos que han subido al podio, como Carlos Mercenario, Daniel García y Noé Hernández.

Dentro de las carreras de fondo, otra contendiente será Marisol Romero, cuya prueba en los 10 mil metros está programada para este viernes. Romero, sargento del Ejército de 33 años y madre de una niña, corrió el maratón en Londres 2012, donde quedó en el sitio 46.

Pioneras

En el debut del golf como deporte olímpico, México tendrá dos representantes en la rama femenil, ambas originarias de la Ciudad de México.

Gabriela López, de 22 años, está catalogada como una de las mejores golfistas, según la LPGA. Obtuvo su boleto a Río 2016 después de competir como profesional durante seis meses. Su compañera Alejandra Llaneza, de 28 años, es una de las pocas latinoamericanas que han ganado el Symetra Tour.

La participación de estas deportistas está prevista del 17 al 20 de agosto.

La fuerza los acompaña

Rodrigo González, de 26 años, es considerado uno de los mejores triatletas del país y el jueves 18 de agosto tratará de alcanzar el reconocimiento a nivel internacional. Consiguió su pase en el Mundial de Triatlón organizado en Huatulco, Oaxaca, donde quedó entre los 12 mejores.

Juan Carlos Cabrera, de 24 años, es atleta universitario y descubrió el remo mientras practicaba otros deportes. Asegura que en Río 2016 hará su mejor esfuerzo y, si no alcanza buenos lugares, espera participar en otro ciclo olímpico.

En esgrima, Daniel Gómez compitió esta semana, aunque ya quedó eliminado. El capitalino de 26 años entró a esta disciplina cuando era un niño y, desde entonces, la ha convertido en su modo de vida.

Abweb1

Los deportistas fueron abanderados en una ceremonia en Los Pinos el pasado 21 de julio.

Más debutantes

Entre quienes participan por primera vez dentro de una justa olímpica hay capitalinos jóvenes que practican diversas disciplinas.

Ejemplo de esto es Long Yuan Gutiérrez, de 21 años, quien nació en la capital, viajó a Estados Unidos para prepararse y ahora busca tener un buen desempeño en la alberca, en la prueba de los 100 metros mariposa.

Otros casos son el del velerista Yanic Gentry, de 25 años, quien competirá la próxima semana, y el de Lino Muñoz, también de 25 años, atleta en el bádminton. En juegos Centroamericanos y Panamericanos, Muñoz ya ha ganado medallas.

En el volelibol de sala, el equipo mexicano contará con el capitalino Daniel Vargas, rematador de 29 años, 1.97 metros de estatura y 94 kilogramos de peso, y un referente en campeonatos universitarios.

Los del balón

En el futbol varonil, la selección mexicana incluyó en su lista de convocados a dos capitalinos: Manuel Lajud e Hirving Lozano.

Lajud es un portero de 22 años que se formó en las fuerzas básicas del Cruz Azul y ahora pelea la titularidad en los Xolos de Tijuana. Su debut con el tri fue en mayo de 2015.

Lozano es un mediocampista de 21 años, apodado el Chucky, quien actualmente juega para el Pachuca. En la liga mexicana se le considera una joven promesa, pues fue reclutado desde que tenía 11 años y ha participado en la selección nacional en varias categorías.

Para Río 2016, bajo la dirección técnica de Raúl “el Potro” Gutiérrez y con el apoyo de veteranos como el delantero Oribe Peralta, México buscaba defender su título de hace cuatro años, cuando ganó el oro olímpico en una final con Brasil.

Sin embargo, un empate contra Alemania, una victoria de apenas 5-1 con Fiji y una derrota 0-1 ante Corea del Sur hicieron que el tri quedara fuera del torneo tras la fase de grupos.

Compartir
Artículo anteriorCapitalinos en el podio
Artículo siguienteEdición impresa: 12/08/2016
Reportera que camina la CDMX. Ideática y platicadora en sus ratos libres. Escribe de madrugada y duerme en el autobús. Convencida que las personas están hechas de historias y no sólo de tripas y huesos. De la vida aprendió a no tener sentimiento de escasez.