¿Votar a los 16?

Los redactores de la propuesta de Constitución plantean bajar la edad para participar en elecciones, una idea que genera polémica.

Luciana estudia el bachillerato y, si la propuesta se aprobara, sería una de las beneficiadas con uno de los planteamientos del grupo redactor de la iniciativa de Constitución para la ciudad: bajar de 18 a 16 años la edad para votar en elecciones locales. Sin embargo, y a pesar de que asegura estar interesada en la política, ella misma duda de que la medida tenga efectos positivos.

“A mí sí me interesaría, pero no sé si sería lo mejor que todos a los 16 pudieran votar. A los 16, algunos todavía son muy niños. Creo que está bien que sea a los 18, que es cuando empiezas a tomar responsabilidades y conciencia de muchas cosas”, dice.

Como ella, expertos en asuntos electorales cuestionan los posibles beneficios de este cambio, el cual, según argumenta el grupo redactor, permitiría a los jóvenes ejercer sus derechos políticos sin que se tuviera que modificar la edad penal.

Esta agrupación está formada por 28 personas nombradas por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien llegó al cargo postulado por el PRD. A la par, Morena, que disputa al PRD la posición como principal partido de izquierda en la ciudad, también está a favor de permitir que voten los capitalinos de 16 años, bajo el argumento de que esto les permitiría tomar parte en los asuntos públicos.

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: CONSTITUCIÓN: INICIA LA RUTA

Jacqueline Peschard, exconsejera del Instituto Federal Electoral —que en abril de 2014 se convirtió en Instituto Nacional Electoral (INE)—, menciona al respecto que la juventud capitalina cuenta con la preparación académica y la información suficiente para participar en procesos electorales, pero duda de que esté interesada en hacerlo.

“Los que menos votan, no sólo en México, sino en el mundo, son justamente quienes integran la primera franja [de electores], entre los 18 y 19 años. Son los que menos participan electoralmente, porque son la población más joven y les gusta participar en otro tipo de actividades, no en las convencionales como el voto, que es solamente cada cierta fecha, está fijada y regulada, sino en cuestiones que les afectan o competen de manera más directa”, dice.

En esto coincide Eduardo Huchim, analista político y exconsejero del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), quien considera que esta reducción de la edad para votar “es innecesaria”.

“A los 16 años, por lo general, los jóvenes no están interesados en asuntos políticos. Sus intereses y anhelos están en otras áreas, esencialmente la educativa”, señala.

A la caza de más votos

De incluirse este punto en la primera Constitución de la capital, el electorado crecería y los partidos tendrían cientos de miles de votos más que disputarse en las contiendas por jefe de Gobierno, diputados y alcaldías —que sustituirán a las actuales delegaciones—. De acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (Conapo), en 2013, en la ciudad vivían alrededor de 416 mil jóvenes de entre 15 y 17 años.

Para Huchim, la conquista de esos electores es el verdadero fin de quienes buscan bajar la edad para votar, no tanto permitir que la gente joven ejerza sus derechos políticos. “[La propuesta] parece más bien encaminada hacia aumentar clientelas electorales, [incluso] por medios ilegales como la compra y la coacción del voto”, dice.

Francisco Abundis, director de la encuestadora Parametría, concuerda en que los partidos de izquierda buscan conquistar a ese sector de potenciales electores, puesto que se asumen como las fuerzas mejor posicionadas para hacerlo.

El PRD gobierna la ciudad desde 1997, mientras que Morena, en las elecciones de 2015 —las primeras en las que compitió—, logró desplazarlo como primera fuerza en la Asamblea Legislativa (ALDF). En el proceso para elegir a los asambleístas que aprobarán la primera Constitución capitalina, Morena se quedó con 33.06% de los sufragios y el PRD, con 28.99%.

Propuestas sin consenso

Se prevé que el tema de la edad para votar genere polémica en la Asamblea Constituyente, pues desde ahora ya ocasiona divisiones dentro de los propios partidos.

Mauricio Tabe, dirigente local del PAN —partido que quedó en el tercer lugar de la pasada contienda, con 10.3% de los votos—, admite que hay un grupo de panistas a favor de dejar el mínimo en 18 años y otro que, incluso, plantea bajarlo a 14.

Más allá de esto, cualquiera de las dos posibilidades, bajar la edad para votar o dejarla como está, requerirá negociaciones y acuerdos entre partidos. Esto se debe a que la Constitución de la capital necesita los votos de dos terceras partes de los asambleístas para ser aprobada y ninguna fuerza tiene esa cantidad de integrantes.

Para Abundis, el tema debe producir una discusión de fondo, porque implica asuntos como a partir de qué momento una persona adquiere el estatus de ciudadano con plenos derechos y obligaciones.

En tanto, los demás analistas coinciden en que, si los partidos quieren atraer a los jóvenes a los procesos electorales, deben acercarse a ellos, consultarlos sobre los temas que les interesan y presentarles propuestas en esos campos, tareas en las que —consideran— han quedado a deber.

En cifras

  • 416 mil jóvenes de entre 15 y 17 años vivían en la capital en 2013, según datos del Conapo.
  • 88% de quienes participaron en en un sondeo en Twitter rechazó bajar la edad para votar a 16 años.
  • 6.9 millones de electores tiene actualmente la Ciudad de México, según datos del INE .
Compartir
Artículo anteriorManjares a la parrilla
Artículo siguienteLa trilogía perfecta
Soy periodista. Sigo temas políticos, sociales y capitalinos. Del 19 de octubre de 2015 al 30 de septiembre de 2016, tuve el gusto –y el reto– de editar los especiales de Máspormás.