Traición nos trae a Sophie

Sophie

Este sábado, la ciudad tendrá muy buenas fiestas (¡ya huele a poppers!). Se lo debemos al Pride, o Día del orgullo LGBT+. Todas están pensadas para continuar hasta bien entrada la noche la celebración iniciada con la marcha que insta a la igualdad y la tolerancia. De entre todas las fiestas me entusiasmaron dos. Una de ellas es Crush Pride, que sucederá en el Palacio Chino y tendrá tres pistas/moods distintos: Dezeo —se unieron Mami Slut y Perrealismo para un perreo que pinta mítico—, Creída —curada por Divina y en la que sonará mucho pop— y Trabada —que tendrá la electrónica más circuit—. Peeero yo optaré por Traición. Van mis razones.

También checa: Un detective de la electrónica

La primera: el polencho nuestro de cada fiesta —esta vez la efigie nalgona corrió a cargo de Nahwan Jeon, artista del que resulta fácil ser fan tras ver sus barbados cíclopes—. La segunda: que la producción siempre está a la altura de quienes conforman el line-up musical, magníficos DJs con aproximaciones heterogéneas a la pista de baile. Y la tercera: que invitaron para esta ocasión a SOPHIE, una de las productoras del pop más sui géneris que se han creado a últimas fechas —mucho sonido elástico, mucha ambigüedad de género (musical y sexual)—.

SOPHIE es escocesa, pero tiene como base de operaciones la ciudad de Los Ángeles. La conocimos hace cinco años, cuando comenzó a publicar sencillos estimulantes y enigmáticos que algún reseñista vinculó por error al colectivo de pop electrónico posmoderno londinense PC Music —por sus sonidos extraños, su imagen hiperproducida y la dificultad para distinguir si eso que oíamos era pop del futuro o una despectiva parodia—. SOPHIE ha sido descrita como la productora misteriosa que está llevando la identidad trans a la música pop. Y su sonido es un ente en hiperquinética y constante mutación. Queda en evidencia cuando escuchamos su álbum Oil of every pearl’s un-insides, que la periodista Sasha Geffen describiera como un disco hermoso, que conserva la sensación desorientadora y esa textura de látex que nos fascinaron de su técnica de producción. Más info: tinyurl.com/ycwn85zh.

También checa: Un sello under de Vancouver