06066 | Liberen a los uigures

Imaginen el secuestro de millones de personas para mantenerlas cautivas bajo tortura psicológica y obligarlos a cambiar su ideología. Podría parecer el guion de alguna película de ciencia ficción, pero por desgracia no lo es

La ONU emitió este fin de semana un reporte donde acusa al gobierno de China de detener y segregar a por lo menos dos millones de personas de la etnia musulmana uigur en campos de concentración secretos, donde son torturados psicológicamente y obligados a realizar actos que van en contra de su religión y su ideología con el fin de adoctrinarlos.

Pero, ¿quiénes son los uigures? Se trata de una etnia que solía vivir en el imperio túrquico del siglo VIII, que fue desaparecido y dominado por los kirguises, por lo que la etnia debió desplazarse al centro de China, y desde entonces han sido discriminados y reprimidos por profesar el islamismo.

Desde hace años, la tensión entre los uigures y la ultraderecha china ha ido creciendo por las diferencias religiosas, y el gobierno de Xi Jinping los ha acusado en diferentes ocasiones —sin pruebas— de formar parte de organizaciones terroristas, de haber recibido entrenamiento en Pakistán y Afganistán, además de vincularlos con Al Qaeda, por el simple hecho de ser musulmanes.

“Desde hace años, la tensión entre los uigures y la ultraderecha china ha ido creciendo por las diferencias religiosas”

De acuerdo con el periódico The New York Times, el centro de concentración en donde el gobierno chino mantiene cautivos a los uigures se encuentra en uno de los desiertos de China, donde miles se encuentran segregados al interior de un edificio muy similar a una prisión de alta seguridad. Ahí son entrenados y obligados a desistir de su religión, y son forzados a escuchar conferencias, cantar himnos alabando al Partido Comunista de China y a escribir ensayos de “autocrítica”.

Los uigures, cuya lengua es el árabe, son obligados a aprender chino y a estudiar Derecho. Una vez que las autoridades se han convencido de que no queda ni rastro de devoción al Islam, los obligan a renunciar a su vida pasada para, hasta entonces, liberarlos. Por todo ello, la ONU exige al gobierno chino poner fin a estas prácticas y liberar a todos los detenidos de forma inmediata.

A la petición de la ONU, siguió la Unión Europea y también Estados Unidos, que incluso contempla imponer sanciones económicas al país asiático por “las constantes violaciones a los derechos humanos”.

Así que, por si no había suficientes tensiones, habremos de estar pendientes de los uigures, una etnia de la que no conocíamos mucho y de la que seguramente estaremos escuchando durante las próximas semanas.

Compartir
Artículo anteriorAmistad y dibujo vueltos stand up
Obrero de las redes y el ciberespacio, Sopitas es un tipo afortunado.