Ciudad de necios| ¿Y después del humo qué?

¿Los chilangos estamos dispuestos a poner en primer lugar nuestra salud sobre el cochismo?

¿Eres de esos necios que le echa la culpa a otro de lo que le toca resolver? ¿Eres de los necios que creen que el gobierno limpiará el aire que ensucias todos los días?

No tengo más que preguntas. Algunas medianamente respondidas por las autoridades, pero la gran mayoría sin respuestas claras. Y eso me aterra. ¿Qué carajos provocó en mí, en usted, las malditas partículas PM2.5? ¿Qué daños provocó en los organismos de las y los chilangos que estuvimos respirando mierda durante tantos días? ¿Qué órganos fueron afectados? ¿Qué programa de Salud está atendiendo de emergencia esta crisis? ¿Qué consecuencias de por vida generó esa contaminación en los que respiraron estas partículas en el Valle de México? ¿Por qué levantaron la contingencia con la calidad del aire “regular”? ¿Por qué no nos acostumbramos a la calidad del aire “buena”, en lugar de resignarnos a respirar calidad “regular”? ¿Es miedo a que los cochistas no voten por el partido en el gobierno cuando les prohíban circular? ¿Por qué los chilangos seguimos prefiriendo usar el coche a exigir que las autoridades traficalinas, perdón, capitalinas, den señales de saber cómo hacer más eficiente el transporte público que también está hecho mierda? ¿Qué responsabilidad tienen en todo esto el Estado de México, Puebla, Morelos, Querétaro, Tlaxcala e Hidalgo y sus gobiernos? ¿Qué consecuencias habrá contra esos funcionarios que impunemente se equivocan, omiten o actúan irresponsablemente en esta crisis? ¿Les seguimos garantizando su sueldo y más saqueos? ¿Por qué las autoridades chilangas reaccionaron tan tarde? ¿Qué no funcionó? ¿Por qué la anterior administración no dejó protocolos de reacción y por qué la presente no se hizo cargo de ello? Es decir, ¿se hizo cargo, pero se quejó de que no los hubo? ¿Entonces no se da cuenta de que fueron electos para corregir el desastre? ¿Por qué los chilangos —los de a pie, usted y yo—, no terminamos de asumir nuestra responsabilidad en toda esta crisis? ¿Que acaso creeremos toda la vida que la contaminación es culpa del gobierno y no de nuestras conductas basadas en el cortoplacismo, la ignorancia y la necedad de hacerle daño al medio ambiente? ¿A poco ya terminó la contingencia? ¿Es latente el riesgo de tener otra? ¿En serio superamos la crisis o solo superamos el límite de contaminantes para no usar el auto? ¿Las decisiones las gobierna el rey coche? ¿Somos tan cochistas que preferimos contaminar y respirar basura en lugar de exigir una solución a largo plazo? ¿Hasta dónde la circunstancia fue natural, más allá de la voluntad de las autoridades, y hasta dónde fue mediocridad de las administraciones? ¿Qué lecciones aprendió la administración chilanga después de esta crisis? ¿Qué aprendieron en la CAMe los estados de la República a los que también este humo agarró como al Tigre de Santa Julia? ¿El gobierno de la CDMX, su administración y reacciones frente a las crisis dependen de lo que diga el dedito del presidente AMLO? ¿La Comisión Nacional Forestal quedó superada y eso en gran medida se debe al recorte presupuestal? ¿Seguiremos así? ¿Qué otros organismos, cuáles otras instituciones están atadas de manos presupuestalmente y quedarán paralizadas ante una crisis como esta o peor? ¿El Hoy no circula debe repensarse, reformarse y endurecerse? ¿Los chilangos estamos dispuestos a poner en primer lugar nuestra salud sobre el cochismo? ¿Qué apoyo tendrán los integrantes de esa población flotante que todos los días viajan horas enteras hacia y desde la CDMX para realizar sus actividades y a los que no les queda de otra más que usar su auto porque no hay transporte y cuando lo hay es precario, peligroso y está podrido? ¿Cuáles especies animales fueron devastadas y cuántas tienen su hábitat amenazada después de la tragedia que volvió cenizas su entorno? ¿Dónde están los culpables de los incendios que, en algunos casos, se debieron a la irresponsabilidad de quienes los provocaron por descuido o sin querer queriendo?

Insisto: ¿de qué tamaño fue el daño a la salud de los chilangos?