Forrest Trump

“¿Qué pasó con el sueño americano? Se volvió realidad, aquí lo tienes”

                                                                                                                                            The Comedian. Watchmen

 

“La vida es como una caja de bombones, nunca sabes cuál te va a salir mexicano, chino o mujer”, decía Forrest Trump sentado en una banca frente a la Casa Blanca.

Esta es la historia de un chico que nació sin muchas cualidades, pero con un papá empresario dispuesto a facilitarle la vida. Además era arrogante, ignorante, ambicioso, racista, misógino y, como dice Sabina: era tan pobre que no tenía más que dinero. A los 13 lo corrieron de la escuela por mala conducta, luego sus padres lo metieron a la Academia Militar sin demasiadas expectativas.

Pero el dinero transforma hasta a los seres menos favorecidos por la naturaleza y el joven Forrest Trump se dio cuenta de que podía carecer de toda cualidad humana, pero era capaz de hacer dinero. Y todos sabemos que en los Estados Unidos de América y el planeta entero el dinero puede comprarte todas las cualidades posibles. El dinero hace posible el sueño americano. El dinero es Dios. Con dinero puedes llenar el mundo de rascacielos con tu nombre, puedes comprar equipos de futbol o casinos o modelos o ser estrella de la televisión o incluso ser presidente de los Estados Unidos. Eso es el sueño americano.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE FERNANDO RIVERA CALDERÓN: EL DÍA DE LOS VIVOS

“Run, Forrest Trump, run”, se decía en su alocada carrera hacia la cima e iba encontrado a su paso personas que al verlo y escucharlo se convertían en sus seguidores. Neonazis, fanáticos de las armas, negacionistas del cambio climático, rednecks y ku klux klanes lo veían como a un profeta, un mesías quizás dispuesto a volver a hacer grande América, lo que quiera que eso signifique.

Así fue como Forrest Trump llegó a la presidencia de los Estados Unidos. Fue un pequeño paso para ese chico ignorante y soberbio, pero un gran salto al vacío para toda la humanidad. Nadie lo hubiera creído de él, pero el dinero lo puede todo, hasta convertir a un hombre sin cualidades en el más poderoso del mundo. “¿Qué pasó con el sueño americano? Se volvió realidad, aquí lo tienes”.