Manual de los apellidos

Manual

¿Fúchila a las mujeres?
Nos acabamos de dar cuenta de que, en pleno 2016, las mujeres son discriminadas hasta en la manera en que apellidan a sus hijos. Primero va el papá y su apellido, y en segundo lugar la mamá y su apellido. Bonita cosa, preciosa Constitución mexicana. Así que habrá de, en primer lugar, reconocer cómo nos encanta a los mexicanos hacerlas a un lado y darnos cuenta que eso es una aberración.

 

¡Hágase la luz en mi acta!
Lleve semejante asunto a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Ahí, en la Primera Sala, diga que es anticontistucional prohibir que el apellido materno pueda ir primero en el nombre de sus hijos, al contrario de como dictan las reglas de una familia tradicional.

LEE EL MANUAL ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL PARA ATRACAR A UN CHILANGO

Años 2016, mente del siglo pasado
Descubra que en México seguimos pensando que sólo hay un tipo de familia: la tradicional. Y que debe ser posible que una madre se ponga de acuerdo con su esposo en que el apellido materno vaya primero y el paterno después. Es más, que hay familias de dos padres donde no hay un “apellido materno”. O que hay familias con dos madres donde no hay un “apellido paterno”.

 

Formatos anticuados
El México de 2016 tiene instituciones, públicas y privadas, (háganme el chingado favor) con formatos para llenar de la siguiente manera: NOMBRES, APELLIDO PATERNO Y APELLIDO MATERNO. ¿Cuándo nos daremos cuenta de que hay familias tan diversas y que los formatos deberían decir NOMBRES, PRIMER APELLIDO Y SEGUNDO APELLIDO?

 

Discriminocracia
Cuando lleguemos a entender que es normal que las mujeres apelliden a sus hijos con su primer apellido, que hay familias diversas que no deben ser discriminadas en la manera de registrar legalmente a sus hijos… ese día México tendrá como primer apellido Respetuoso y como segundo Incluyente. Ojalá y sea prontito.

Compartir
Artículo anteriorMiedo
Artículo siguienteOtro ataque a la prensa
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.