MANUAL PARA ROBAR ELECCIONES

Manual

¿Quiere quedarse con el botín del próximo domingo? Yo le tengo la receta. ¿Es de los que hace de la elección un negocio? Siga estas instrucciones y se chingará a todos…

  1. ¿No traigo cash?

Esa frase de Ernesto Zed(p)illo ya quedó en el olvido. Las elecciones son para ganarse a billetazos. No hay quien se resistan a un cañonazo de dinero… o, en el caso de los jodidos, a un billetito. Reparta dinero de la administración pública entre votantes necesitados que por 200 pesos (y hasta menos) le entregan copia del IFE (nadie le dice INE, la verdad) a cambio de una lana y el voto. Recuerde que en elecciones, curiosamente, se dispara el uso de efectivo en los estados. ¿Casualidad? ¡No! Negocio.

 

  1. Reparta frijol con gorgojo

Ponga a sus mapaches a trabajar, financiados con dinero del pueblo; embarace urnas, con representantes electorales maiceados; monte el carrusel y el ratón loco, al fin que esto es una feria electoral y gana el que esté más abusado; madrugue el domingo para aplicar la Operación Tamal, acarreando a los votantes con olor de tamalito de rajas, mole rojo o de dulce e invíteles un atolito; ¿todavía le quedan en las bodegas tinacos? ¿Qué espera para repartirlos una noche antes?; ¿Ya tiene listo el call-center para pedir el voto? ¡Apúrese que los de enfrente ya le llevan la delantera! No se apendeje.

 

  1. Silbato electoral

Agradezca a Dios y a toda la corte celestial que en estas elecciones no se repartieron silbatos entre los votantes para que los hagan sonar en caso de que sean víctimas de un delito electoral, vean a gente comprando votos o para denunciar la corrupción y gansterismo de los que meten la mano, los pies y las orejas en las urnas. Afortunadamente, los ciudadanos no son tan pilas como para organizarse y dar pitazos de los abusos.

LEE EL MANUAL ANTERIOR DE NACHO LOZANO: MANUAL DE LA CIUDAD-TINACO

  1. Candidato pobre, es un pobre candidato

¿A poco usted cree que la deuda de los estados es para “progresar”, “invertir”, “impulsar”, “transformar”, “erradicar”, “construir”, “educar”… y todos esos verbos choreros que dicen los políticos en los gobiernos. ¡Pues no! ¿Pues dónde cree que vive? ¿En Noruega? Los gobiernos endeudan a los ciudadanos para que los poderosos permanezcan en el poder y ganen elecciones. Si ya lo hizo, lo felicito, es usted un político descarado con visión empresarial. Si no lo hizo, ¡qué wey!

 

  1. Verde-sabiduría

Afortunadamente tenemos a partidos, como el Verde, que son sabios en eso de hacer corridas financieras en las elecciones. Me explico: cometen delitos electorales y presupuestan en sus gastos de campaña las multas que luego les aplican las autoridades (es un decir) electorales. En esa corrida financiera se consideran gastos de abogados para la defensoría de las acusaciones por otros delitos que cometieron y cometerán antes, durante y después de las elecciones. ¿Ya hizo lo mismo en su partido? Al fin de cuenta la lana de las multas por los conflictos después de la elección no sale de su cartera, sino de los mexicanos, las gallinas de los huevos de oro.

 

Compartir
Artículo anteriorLa constitución desairada
Artículo siguienteAmor chilango
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.