PITO Y PITOCRACIA

Manual

Primer disparo

Qué jodido es ser mujer en la CDMX. Hubo 225 acosos en un mes, tal vez decenas o cientos más en ese lapso, pero no se denunciaron porque las mujeres no confían en la pitocracia de la justicia capitalina.

Dijo ayer Mancera: “Tú (“Tú”, ¿mujer?) no puedes decir que con el silbato (no dijo “pito” aunque tal vez la palabra la tenía en la punta de la lengua) vamos a acabar con el acoso… Es una medida complementaria (¿complementaria a la impunidad en los MP?)”.

Qué alivio saber que las autoridades no creen que con un pito rosa o negro se acabarán los acosos. El “programa” es para mujeres amenazadas en el transporte público. ¿Sólo ahí las acosan? ¡Dios del silbato, ilumínalos! ¿El pito es mejor que un grito? ¿Deben andar con el silbato colgado al cuello? ¿No nos basta con segregarlas en dos apretados vagones del Metro?

En India se habilitó un botón de pánico en los celulares que avisa, mediante GPS, directamente a la policía; en Bélgica aumentaron sensiblemente las penas; en EUA las mujeres demandan a quien les vea las piernas o los senos, no es exagerado, es su derecho; en CDMX repartimos pitos.

LEE EL MANUAL DE NACHO LOZANO

Segundo disparo

La mujer tocó el silbato. Va al MP a presentar su denuncia: espere. No, aquí no hay baño. Ya sé que esto es tardado y usted tiene que ir a trabajar, pero qué quiere que haga. A miles de mujeres se les ocurrió denunciar los acosos ¡en el mismo día! No nos damos abasto con tantos expedientes. Dígame el nombre de su acosador. ¿No lo sabe? ¿Cómo lo vamos a agarrar si no sabemos cómo se llama? ¿Trajo usted al sujeto? ¿Dónde la manosearon? No exagere. Ah, entonces la tocó poquito. ¿Está segura que no fue su novio? ¿Así se viste usted diario? Con esas chichis hasta yo le chiflo, ¿verdad, muchachos? Jajaja. Es broma, no se enoje. Sí, sí lo vamos a agarrar. ¡No nos presione! No, no vamos a archivar su caso. ¡Señorita, se le olvidó su silbato! Para servirle.

¿Repartirán pitos para denunciar a los ineptos en los MP? ¿Bocinas para gritar sus nombres?

 

ÚLTIMO DISPARO. Esto del silbato sí posicionó a Mancera a nivel nacional. Burlas del #PitoDeMancera por muchas ciudades. La pitocracia electoral, que le llaman.

Compartir
Artículo anteriorPesimismo y optimismo cultural
Artículo siguienteDesde aquí se oyen los balazos
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.