El día después de las plegarias

Manual

Primer disparo
12 de diciembre de 2016.- El Cardenal Norberto Rivera pidió a la Virgen de Guadalupe que “toque el corazón endurecido de Donald Trump” por el bien de nuestros paisanos; el vicario episcopal de la Basílica, Enrique G. Graue, rogó erradicar el flagelo de la corrupción en México.

 

Segundo disparo
13 de diciembre de 2016.- México sigue tolerando al gran negocio de la corrupción; en EUA el pelos de elote y cerebro de huitlacoche llamado Donald Trump sigue con sus planes contra nuestros paisanos. Nada cambió.

 

Tercero disparo
Seguro la morenita respondió ante tanto ruego de la jerarquía católica: “¿Y yo por qué?”. En cambio, millones fueron ayer a rendirle un profundo culto a la Madre de México. Seguramente cientos de miles de peregrinos, esos que de verdad se parten la madre para llegar a la Villa (si no mueren en el camino), rogaron por sus familiares y amigos en EUA. A esos peregrinos y a sus familias se debe el cardenal Rivera y toda la jerarquía católica de este país.

LEE LA COLUMNA ANTERIOR DE NACHO LOZANO: GANAR-GANAR, DECÍAN

Tercer disparo
Dicho lo anterior, como dicen los columnistas muy acá, pregunto: ¿Qué está haciendo Norberto y los demás cardenales y obispos mexicanos por esos mexicanos en EUA? ¿Por qué la jerarquía deja en las manos milagrosas de la Virgen de Guadalupe la podredumbre de la corrupción? ¿Acaso no muchos de “los corruptos” han sido, son y seguirán siendo “amigos” fondeadores de uno que otro jerarca? ¿Por qué nunca han denunciado por las vías legales a ese “corrupto”? ¿A poco el cardenal Rivera, capaz de movilizar a decenas de miles contra la diversidad en las familias, no ha podido donar algo de su millonario patrimonio a las causas de los migrantes en EUA? ¿De verdad a Norberto sólo le alcanza para hacer un ruego dominical y no fomentar un cabildeo en las instituciones de EUA en favor de nuestros paisanos? ¿Qué esperan para sumarse a las ciudades y universidades santuario que protegerían a los ilegales de la migra? ¿Acaso Jesús no fue también un migrante ilegal? ¿Por qué los jerarcas viven en mansiones y los migrantes que cruzan México siguen sin comer y son asaltados o explotados sexualmente, si no es que secuestrados o asesinados?

 

Último disparo
Mi papá me enseñó que la Virgen de Guadalupe siempre dice: “Ayúdate que yo te ayudaré”. Y así ocurren los milagros.

Compartir
Artículo anteriorEl negocio de los laudos
Artículo siguienteElena fue rescatada
Con 15 años de kilometraje en medios, cree que el rigor de la ironía y la seriedad de la risa pueden hacer un periodismo original.