Detrás de la Trinchera

“La escritura es creación pura, emana del corazón, pasa por las venas y se pelea en el cerebro hasta llenar la página frente a ti”. Esa fue mi respuesta cuando un amigo periodista me pregunto si prefería actuar o escribir.

Le dije que cuando alguien escribe, es completamente libre; es un lugar donde no existen presupuestos, indicaciones de dirección o consejos del maquillista sobre tu interpretación. En la escritura uno solo planta las palabras y el lector decide si su imaginación les da vida o no.

Ser parte de Club de Cuervos, el primer original de NETFLIX para Latinoamérica fue sin duda uno de mis mejores momentos profesionales como actor, sin embargo, me di cuenta que la mayoría de lo que se escribía sobre la serie más vista de México era bastante decorativo y poco informativo. Me di cuenta que nadie hablo del impresiónate trabajo de tener los guiones escritos completamente en inglés para luego ser traducidos al español, agregar los coloquialismos locales sin que perdiera el ritmo establecido desde el inicio. “Chile, mole y pozole” es la frase que me viene a la mente, una frase muy mexicana que describe la delicia que el espectador siente al ver Club de Cuervos.

¡Qué delicia! Es ver este caos controlado por un genio loco que logra hacer con el espectador mexicano lo que Adam Sandler hacía en sus inicios con la audiencia americana.

¿Pero cuál es su secreto? ¿Cómo le hizo Gary Alazraki para encontrar esa magia? Sentado frente a él, mientras esperábamos que iluminaran el set para grabar una de las últimas escenas del día, cauteloso y sin que nadie me escuchara, se lo pregunte; (a mi manera, claro). ¿Su respuesta?… “Nunca me gusto el futbol”.

En su momento casi entro en pánico, ¿El creador de una serie de futbol no le gusta el futbol? ¿¡Cómo es posible!? Me sentía como si acabara de hacer el ice bucket challenge, que para todos los que lo hicieron saben perfectamente cómo se siente ese golpetazo en la espina dorsal.

Ahora que lo veo en retrospectiva, entiendo la genialidad de su trabajo; Club de Cuervos no es una serie de un equipo de futbol controlada por una familia, sino todo lo contrario; es una serie de una familia que controla a un equipo de futbol. De esta manera “Gaz”, como lo llaman sus amigos, logro crear personajes de los cuales todo un continente se enamoró.

De las cosas que se entera uno estando detrás de la trinchera.