La CDMX celebra su Picnic Gótico

Ahora que hay día mundial de cualquier cosa que nos podamos imaginar, por supuesto que hay una fecha para celebrar el orgullo de pertenecer a la escena gótica y/o alguna de las subculturas que la rodean: el 21 de mayo. Esta fiesta se originó en Reino Unido en 2009, y en México se celebra desde 2014 —de una forma cero nocturna, misteriosa, macabra o sangrienta— con un picnic al aire libre.

A partir del mediodía empieza a llegar la gente, ya sea en grupitos, en familia o sola. Traen sus canastas llenas de comida y bebidas refrescantes, así como manteles, juegos de mesa y sus bocinitas con playlists oscuras para poner ambiente. Hay góticos de todas las edades. La mayoría viene ataviada con prendas de terciopelo, encaje y piel. Algunos atuendos tienen inspiración victoriana, otros son más en la onda industrial. Tampoco faltan las camisetas de bandas, los accesorios de calaca, los estoperoles y las botas de plataforma.

A lo largo de la tarde hay un programa cultural que incluye danza, música, lecturas de poesía, moda y teatro. Durante el evento hay espacios para que editoriales independientes, artistas plásticos, diseñadores de ropa y joyería, fotógrafos e ilustradores muestren y vendan su trabajo. También hay puestos de repostería como de Halloween, con cupcakes-zombi o gomitas de ojo sangriento. Entre las actividades y la convivencia, uno se la pasa requetebién.

El Picnic Gótico es organizado por Ladies in Black, un colectivo que apoya el modelaje y el diseño de modas alternativo en México, así como cualquier manifestación cultural relacionada con la escena oscura.

Aunque el alcohol está estrictamente prohibido, porque el evento se realiza en un lugar público y hay un ambiente familiar, algunos arman sus planes para continuar la celebración en algún bar. Este año, el Picnic Gótico de Ladies in Black será el domingo 21 de mayo en el Bosque de Tláhuac. El punto de reunión es en la pista de hielo a las 12 horas. No necesitas ser parte de la cultura gótica para asistir al evento, pero si vas, es importante hacerlo en plan tolerante y con la mente abierta. De hecho, el tema de 2017 será la discriminación, así que ni se te ocurra ir a malvibrar.

Foto: Cortesía

Compartir
Artículo anteriorSiete años de un festival
Artículo siguienteEduardo Rabasa satiriza al mundo godín en su nueva novela
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.