Tiempo al tiempo

museo del tiempo
Foto: Especial.

Ah, el tiempo: esa cuarta dimensión que en la Ciudad de México funciona de formas misteriosas —como muestra basta un “ahorita”—. Curiosamente, en Tlalpan hay un museo dedicado a ese bien tan preciado que invariablemente nos falta a los chilangos, que minuto a minuto se nos escapa de las manos, que nos hace llegar tardísimo a todo y que despierta nuestra creatividad cuando inventamos los pretextos más barrocos para justificar la impuntualidad.

El Museo del Tiempo abrió en 2009 para mostrar la colección de relojes antiguos y objetos mecánicos —desarrollados gracias a la misma tecnología que permitió la medición del tiempo— de Markus Frehner. Él, valga el cliché relojero, nació en Suiza. Siempre narra un episodio determinante en su obsesión con estos aparatos: el día en que arrojó el Patek Philippe de su tío por el retrete. Ya de adulto anduvo dando el rol en México, donde emprendió varios negocios y vivió mil aventuras. Finalmente, en el 2000 puso una relojería en el centro de Tlalpan, que nueve años después se convirtió en museo.

 

Gramófonos, sinfonolas, radios, cajitas de música, organillos, fonógrafos, una rockola, máquinas de escribir y de coser, radios de bulbos y aparatos eléctricos antiguos conviven en armonía con el tic tac de los fascinantes relojes. Todas las piezas están en perfecto estado, así que realmente es como hacer un viaje en el tiempo.

Parte de la subsistencia del museo consiste en seguir ofreciendo servicios de restauración y reparación de relojes, un oficio que en la actualidad está en peligro de extinción. También rentan sus impresionantes objetos para producciones audiovisuales de época o para lo que se ofrezca.

Museo del tiempo
Foto: Especial.

Originalmente, el museo estaba a un par de cuadras de su actual locación, a donde se mudaron en 2016. Aquí tienen una terraza muy agradable donde los fines de semana organizan conciertos de jazz, durante los cuales te puedes echar un trago. Para enterarte, búscalos en Facebook.

El Museo del Tiempo está en Plaza de la Constitución 7, en el Centro de Tlalpan. Abre de martes a domingo de 10 a 19 horas.

Compartir
Artículo anteriorLa travesía de encontrar una buena hamburguesa
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.