Emblemas de la Independencia de México

Estos inmuebles fueron protagonistas de los procesos políticos y sociales que pusieron fin al dominio español en 1821, ¿qué tanto conoces de ellos?

Museo Histórico Casa de Allende (Guanajuato)

Entre las pintorescas calles de San Miguel de Allende, se encuentra este maravilloso recinto en el que Ignacio de Allende y Unzaga —principal caudillo de la primera etapa de la guerra de Independencia— y su familia, desempeñaron su vida cotidiana. Sin embargo, tras el estallido de la batalla en 1810, el inmueble, cuya arquitectura fusiona los estilos barroco y neoclásico, fue confiscado por el gobierno virreinal. Para 1979, el Gobierno de Guanajuato lo adquirió y posteriormente lo cedió al Instituto Nacional de Antropología e Historia para finalmente restaurarlo y convertirlo en un bello museo que funciona desde 1990. El recinto consta de dos niveles y, como en la mayoría de las casas de esa época, las habitaciones se comunican entre sí. 

Casa de la Corregidora (Querétaro)

Este recinto, donde hoy está el Palacio de Gobierno de la administración estatal, se construyó en 1740; aquí estuvieron las Casas Reales, el Cabildo y las cárceles. De acuerdo con el cronista Andrés Garrido del Toral, estas últimas estaban desde la colonia; sin embargo, para 1981 los presos se trasladaron al penal de San José del Alto por órdenes del entonces gobernador Rafael Camacho Guzmán. En 1810, el inmueble fue ocupado por el corregidor Miguel Domínguez y su esposa, Josefa Ortiz, quien se reunía con el cura Miguel Hidalgo para hablar sobre las acciones insurgentes a seguir; cabe mencionar que estas eran disfrazadas como “reuniones literarias” a fin de que nadie conociera los planes que se realizarían durante el movimiento de Independencia.

Portal de Zevallos (Veracruz)

El 24 de agosto de 1821, este lugar fue testigo de la firma de los Tratados de Córdoba, mismos que marcaron el inicio del proceso de Independencia de México; el pacto fue consumado por Agustín Iturbide, comandante del Ejército Trigarante, y por Juan O’ Donojú, teniente general de los Ejércitos de España. “Esta América se reconocerá por nación soberana e independiente, y se llamará en lo sucesivo ‘Imperio Mexicano’”, destaca el primero de los 17 artículos de los Tratados. El periodista José Ignacio de Alba señala que el Portal de Zevallos, ubicado entre Avenida 1 y Calle 1, perteneció al Palacio de los Condes de Zevallos en el siglo XVIII. Sin embargo, con los años “se convirtió en una posada para los viajeros que iban del Puerto de Veracruz a la Ciudad de México”.