En casa en el zoo, el teatro de nuestro lado animal

Después de una charla casual, dos hombres pelean por una banca en el parque. Mientras uno se empeña en defender con uñas y dientes, por primera vez, lo que cree que le pertenece, el otro busca darle una lección a la vida esquiva y superficial por la que ha tenido que ser alguien solitario, al punto de no importarle ni al perro de la vecina, a quien se esforzó por alimentar.

Así corre el segundo acto de En casa en el Zoo, original del dramaturgo estadounidense Edward Albee, quien en 1958 se encerró a escribirla basándose en una etapa de fracaso por la que atravesaba.

Para aquella primera vez, pasado el estreno, la crítica especializada y el público aplaudieron la puesta en escena pero insistieron en un punto: los hilos sueltos que no explicaban por qué un hombre con las características de Peter (hoy interpretado por Odiseo Bichir), un editor consagrado en la refinación de la razón y la palabra, peleaba contra un extraño cualquiera, Jerry (Bruno Bichir), por ocupar una banca en el parque.

Esto llevó a Albee a replantearse, en el año 2000, la estructura de la obra para la que construyó un segundo acto que hace honor a la filosofía popular que versa: “Es verdad que la costumbre es más fuerte que el amor”, y que no encuentra mejor comprobación que la pareja que forman Ann (Itari Marta) y Peter, para cuya estabilidad matrimonial resulta una tragedia pasiva, donde la incomunicación y las omisiones hacen las veces de armas letales para dos personas que en el fondo luchan día a día por contener su lado más animal.

Para ir:
Foro Shakespeare. Zamora 7, col. Condesa. Viernes a domingo, 20:30, 20 y 18 h., respectivamente. Hasta el 21 de agosto. $350.