Las cantinas más viejas del Centro Histórico

El lugar favorito de los bohemios, lo mismo puedes ver a un humilde comerciante como a importantes figuras del ámbito político, conoce aquí algunas de ellas.  

El Centro Histórico ha sido un lugar importante en la historia de México, y dentro de él, las cantinas fueron pieza fundamental para discutir el futuro de la nación. Muchas de ellas tienen más de un siglo de vida en donde se han tenido que adaptar a los cambios que exige el tiempo y la modernidad.

En sus inicios estos lugares eran exclusivos para los hombres, quienes iban en busca de un trago en compañía de un amigo, actualmente esta restricción se retiró y se han convertido en sitios de gusto de ambos sexos, de convivencia familiar, para recuperar el amor o estrechar amistades,  y hasta hay quienes dicen que en una cantina se cierran los mejores tratos.

Así que aquí te presentamos algunas de ellas que todavía puedes disfrutar.

 La Ópera

En 1870 abrió sus puestas para todo aquel hombre deseoso de pasar un buen rato. Dicen que entre sus clientes frecuentes se encontraba Pancho Villa, quien incrustó una bala en el techo nada más para lucirse ante los comensales; la bala y la perforación aún continúan en el lugar.

Balazo de Villa

La Ópera se conserva en muy buen estado gracias al mantenimiento y una buena inversión en el mobiliario, entre el que destaca una barra traída de Nueva Orleans. Una de las especialidades de la casa son las cebollitas con limón y vinagre.

La Opera hhh

También fueron clientes frecuentes el expresidente Porfirio Díaz, su esposa y su ministro de Hacienda, así como la clase alta de aquella época mexicana.

Dónde: 5 de mayo y Filomeno Mata, delegación Cuauhtémoc

ESTO TE PUEDE INTERESAR: CANTINAS EN EXTINCIÓN

Horarios: Lunes a sábado de 13:00 a 24:00 horas

Costo: La comida es a la carta y el costo, incluyendo la bebida, está entre los 350 y 400 pesos por persona

La Peninsular

Esta cantina obtuvo su registro en 1872 y en el 2013 fue remodelada por su actual propietario. La Peninsular es una prueba de la adaptación a los cambios ya que además de servir las botanas tradicionales como sopas, carnes en salsas picantes, tostadas o quesadillas, también hay platillos a la carta preparadas por un chef. Los fines de semana hay música de orquesta en vivo.

La peninsular

Ha sido escenario de películas como el Callejón de los milagros, además de ser la favorita de Lucha Villa. Tal vez lo más destacado del lugar es que se construyó en un edificio de casi 500 años de antigüedad, por lo cual los dueños reclaman ser la primer cantina después de El Nivel (desaparecida hace algunos años).

A pesar de la remodelación, el lugar aún conserva parte de su arquitectura y por su antigüedad es considerada patrimonio nacional, y sus muros son la prueba de ello.

La peninsular 1

Entre la carta del lugar circula una tarjeta que tiene impreso un “permiso legal” para hombres casados: “Hago constar por la presente, que autorizo a mi pareja para que se divierta cuando quiera y pueda, beba hasta emborracharse, juegue y se distraiga con cuantas señoras y señoritas se le presenten. Firman la señora y la suegra”.

Dónde: Local 4, Alhóndiga 26, delegación Cuauhtémoc

Horario: de 13:00 a 21:00 horas

Costo: Con 200 pesos puedes consumir comida en tres tiempos y tres copas de cualquier bebida

El Gallo de Oro

Su historia comienza en 1874, y hasta el momento sigue viva y atrae a cientos de visitantes interesados en conocer uno de los espacios de convivencia más legendarios que existen en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El Gallo de Oro letrero

La tradición de esta cantina ha consistido en ofrecer una amplia variedad de platillos, incluyendo las pastas, los mariscos o especialidades de temporada como los escamoles y los gusanos de maguey; sin embargo, El Gallo de Oro es reconocido por su especialidad en deliciosos cortes argentinos, entre los cuales destaca la arrachera, el churrasco, el bife de lomo y chorizo, entre otros.

El Gallo de Oro

Desde 1970 no se ha modificado el mobiliario, sin embargo se conserva en buen estado gracias a una buena inversión y al mantenimiento, prueba de ello es un reloj adquirido en 1900 cuya última compostura tuvo un costo de 40 mil pesos.

Entre sus clientes se encuentran personajes como Jacobo Zabludovsky y algunos políticos como Cuauhtémoc Cárdenas y Rosario Robles.

Dónde: Venustiano Carranza #35, delegación Cuauhtémoc

Horario: de lunes a sábado de 13:00 a 21:00 horas

Costo: Desde 150 pesos puedes comer y beber

ESTO TE PUEDE INTERESAR: ACABA CON LA CRUDA EN ESTE RECORRIDO POR TEPITO

La Potosina

Este lugar abrió sus puertas en 1890 y se ubica en el cruce de las calles Jesús María y Emiliano Zapata, en el Centro Histórico. En la entrada se encuentra un puesto de calcetines y una enorme estatua de la Santa Muerte, por dentro el aspecto es sencillo y hasta descuidado, pero ahí se guardan grandes historias.

La potosina

La Potosina también es conocida como la Cueva del Potro, en honor al equipo de futbol Atlante. Por su espacio y tiempo de existencia ha recibido a personajes como Pancho Villa y Emiliano Zapata, quienes dejaron esa tradición a sus antecesores ya que sus nietos y bisnietos aún frecuentan el lugar.

La potosina barra

En este lugar se han filmado numerosas telenovelas mexicanas y extranjeras; el encargado comentó que hace unos meses filmaron ahí escenas para una serie llamada Pedro Navajas, la cual es transmitida en Estados Unidos.

Dónde: Jesús María y Emiliano Zapata, delegación Cuauhtémoc
Horario: de 13:00 a 20:00 horas
Costo: Cerveza desde 30 pesos, lo cual incluye la botana
Fotos: Dulce Ahumada/MXM