Las delicias de comer saludable

Los deportistas no pueden vivir de puros licuados de proteínas y ensaladas de kale con pollo. Esta tribu merecía un lugar para desayunar y comer sabroso antes y después de correr, volar o acelerarse. Ahora tienen IOL, que quiere decir Iniciativa Orgánica Local.

Para empezar el día, si eres de los que desayunan “en serio”, te puedes echar un pan campesino con aguacate, huevo y queso semimaduro, unas quesadillas de verdolagas, unos molletes o unos huevos revueltos con frijoles de la olla. Pero si lo tuyo es la dulzura, los hot cakes –la versión vegana de coco y amaranto está sorprendentemente buena, aunque no tan maravillosamente fluffy como la normal– o el batido de almendras con plátano, frutas, leche de coco y granola hecha en casa te dejarán contento y lleno de energía.

En la tarde, la onda son los bowls: hay seis opciones que combinan una base de carbohidrato (de las que el nutriólogo sí te recomienda) con verduritas, semillas y alguna proteína. A todas horas, los jugos y smoothies tienen combinaciones frutales deliciosas, a las que no les echan azúcar ni nada que la secta hipersaludable cuestionaría. Las leches vegetales son hechas en casa, y la de cacahuate es maravillosamente rica.

En general, la comida es tan rica que también los sedentarios cometortas sabrán apreciarla. Además, los precios son accesibles. En una de esas hasta nos volvemos saludables y armamos la sobremesa en el Crossfit.

Visítalos en:

Lope de Vega 341, Polanco o en Independencia 40, Centro.

http://www.facebook.com/iniciativaorganicalocal