Leyendas Chilangas: El payaso del último baño de la primaria

La leyenda del payaso
A propósito del estreno de la película It. ¿Recuerdas el pavor que te causaba entrar al baño de tu primaria, y sobre todo al último

A propósito del estreno de la película It. ¿Recuerdas el pavor que te causaba entrar al baño de tu primaria y, sobre todo, al último? 

¿Cómo no iba a causar terror? Si decían que ahí se escondía un aterrador hombre vestido de payaso, con esos enormes zapatos que los caracteriza, su colorida peluca y su impecable maquillaje, que además estaba dispuesto a hacerle maldades a aquellos chiquillos que se atrevieran a entrar al baño sin compañía.

ESTO TE PUEDE INTERESAR: Leyendas chilangas: la mujer herrada

Seguro tú eras de los que entrabas sin voltear, y a lo que ibas, para no darle oportunidad a aquel ser de oscuridad que tanto atemorizó a los chilanguitos de la vieja guardia, y que seguro sigue haciéndolo con nuestras nuevas generaciones. Aunque es incierto el origen de los payasos, son varias las leyendas que hay en relación a ellos.

Una de las más sonadas es aquella que cuenta que se aparecía en el último baño de las escuelas; según se sabe, esta leyenda surgió a raíz de que un payaso llegó a dar función a la salida de una escuela chilanga. Al principio, los inocentes chiquillos se entusiasmaron con el acto, y así pasaron días y semanas, hasta que los infantes dejaron de prestarle interés a la función.

Debido a que el cómico tenía la misma rutina y su traje se iba desgastando con el uso, lejos de causar alegría, daba sensación de miedo a los pequeños, excepto a un solitario niño, quien todas las tardes salía de la escuela emocionado para no perderse de la función que el payaso ofrecía.

Sin embargo, un día al salir de clases, no encontró al risueño payaso, por lo que preguntó por todos lados, hasta que una mujer le dijo que aquel hombre había muerto atropellado en una avenida, cuando se disponía a dar su función como todas las tardes;el niño regresó triste a su casa.

A la mañana siguiente fue a la escuela como todos los días, pidió permiso para salir al baño, regresó corriendo al salón de clases y gritando que en el último de los baños se escondía un payaso, los docentes inspeccionaron la zona, pero no encontraron nada. Sin embargo, desde entonces muchos aseguran que lo vieron con su traje rojo de bolitas blancas, la cual hace juego con su colorada peluca, lo más sorprendente es que su maquillaje está intacto.

(Fotos: Pixabay) 

Compartir
Artículo anteriorCrucigrama 15 de Septiembre
Periodista en formación, egresada de la carrera de Comunicación y Periodismo, de la FES Aragón (UNAM). Amante de la buena música, el cine y el café.