Libro: Un viaje del Metro Etiopía hacia África

Un viaje que inicia en la estación del Metro Etiopía y que se bifurca hacia África, tierra donde la pobreza es una bandera y la miseria se vuelve destino turístico

 

La estación del Metro Etiopía es el punto de partida del cual arranca la crónica de Diego Olavarría, misma que además del país africano, toca varios puntos del planeta y México.

Para el autor, Etiopía es el país menos africano de África, gracias a las imágenes que nos han querido vender en la televisión, libros históricos y hasta en lugares comunes.

Olavarría llega a este país cargado de metáforas exactas y datos precisos que ayudan al lector a contextualizar la situación del país. Una desbandada de pájaros que vive en hoteles de lujo se hace pasar por representantes de organizaciones no gubernamentales que buscan combatir la pobreza, una estudiante universitaria que se prostituye por una noche porque conoció a un extranjero cuyo rostro es universal: dólares, un guía de turista que te promete conocer lugares maravillosos que en realidad son unas ruinas ya sin forma o un grupo de nativos cuyo único contacto con el mundo civilizado es a través de turistas que, además de tomarles foto, les han enseñado palabras como sir, money, photo.

A pesar de que el libro —formalmente— es una crónica, en él encontramos aforismos, breves ensayos, pasajes que no le piden nada a una buena novela y, sobre todo, una serie de analogías-metáforas que van abriendo a los lectores la visión del autor sobre lo que debe ser un turista en un lugar que pocas veces compartirías en Facebook.

El paralelo etíope, publicado por el Fondo Editorial Tierra Adentro, es el primer libro de Olavarría, el cual le hizo ganar el Premio Nacional de Crónica Joven Ricardo Garibay y fue escrito con el apoyo de la beca del FONCA para Jóvenes Creadores.

 

portada libroEl paralelo etíope
Diego Olavarría
Fondo Editorial Tierra Adentro, 2015
$60