Marie Stopes México, educación sexual para todos

Marie Stopes brinda servicios como planificación familiar, detección de ETS e interrupción legal del embarazo

“Uno de nuestros lemas es ‘ Hijos por elección, no por azar’. Para lograrlo, nos hemos planteado que los jóvenes amplíen sus conocimientos en salud sexual y tengan un mayor acceso a métodos de anticoncepción”, cuenta Araceli López Nava, directora general de Marie Stopes México.

Marie Stopes es una organización no gubernamental que nació hace más de cuatro décadas. Tiene presencia en más de 37 países y su sede en México se fundó hace 17 años. “Básicamente nos dedicamos a promover servicios de salud sexual y reproductiva, entre los que se cuentan la detección de ETS, la planificación familiar y la interrupción legal del embarazo, la prueba del papanicolau y la colposcopía (un procedimiento para detectar infecciones, lesiones, úlceras y cáncer cervicouterino)”, continúa Araceli, quien ya había trabajado antes, desde la empresa de dispositivos médicos Johnson & Johnson, en dos proyectos enfocados en casos de obesidad.

“Otro objetivo es ayudar a que, en el caso específico de las mujeres, se ocupen de forma habitual anticonceptivos a largo plazo. Tenemos estadísticas que revelan un problema de los anticonceptivos a corto plazo: es difícil usarlos durante periodos largos. Si se utiliza el DIU o un implante, esto no sucede”.

Araceli también destaca un aspecto muy importante: en Marie Stopes no se ofrece asesoría legal. “Nosotros sólo brindamos el servicio, pero es importante saber que la interrupción legal del embarazo está autorizada hasta las 12 semanas de gestación. En la Ciudad de México contamos con programas de subsidios. Primero se hace un filtro socioeconómico, ya que cada caso es único, e intentamos beneficiar al 100% de la gente que más lo requiere. Los descuentos se aplican de acuerdo a la situación económica de cada persona que acude con nosotros”.

En otro de los programas más importantes de la organización, su personal está preparado para recorrer a pie comunidades rurales y buscar a mujeres que les interese aprender a poner dispositivos, por ejemplo, o enfocarse a la parte de inyectables, cuya red se conforma por 260 personas en estados como Chiapas, Oaxaca, Guerrero y Veracruz. Entre dicho personal, hay personas que hablan otras lenguas, además del español, lo cual les permite comunicarse con la gente de la comunidad.

Porno educativo

“Los jóvenes saben que existe la sexualidad, y en la pornografía no necesariamente encontrarán la información correcta. Esta carencia fue la que nos hizo pensar en el proyecto de porno educativo. Además, hay jóvenes que se acercan al sector salud para orientarse y son discriminados por su edad o se les pregunta dónde están sus papás. Son chicos que no cuentan con los recursos para comprar los métodos adecuados y quien podría ayudarlos, no lo hace”.

La campaña de porno educativo lanzó su primera cinta, en la que se parodia una película pornográfica y los jóvenes son persuadidos, bajo una estética muy particular y atractiva, para interesarse en el tema y aprender.

Fotos: Cortesía