Nacional Monte de Piedad, una vida de empeño

El Nacional Monte de Piedad tiene muchas historias detrás de personajes conocidos y gente común

El Nacional Monte de Piedad es un clásico no sólo de la capital chilanga, sino de todo el país. Todos conocemos al menos a una persona que ha visitado esta institución e, incluso, ha salido de un apuro gracias a ella

La casa matriz del Nacional Monte de Piedad está en el Centro Histórico

Se encuentra en una zona emblemática del Centro Histórico. El edificio fue construido sobre los terrenos donde estuvo la casa de Moctezuma Axayácatl, que luego pertenecieron a Hernán Cortés. El inmueble fue inaugurado en 1775 por Pedro Romero de Terreros con el nombre de Sacro y Real Monte de Piedad de Ánimas, pero abrió sus puertas hasta 1836.

El Nacional Monte de Piedad surgió como una institución sin fines de lucro donde la gente pudiera encontrar ayuda económica. Los trabajadores de este edifico han visto los empeños más raros: desde las cenizas de un hombre, la mandíbula de un tiburón, un sillón lleno de centenarios, hasta ocho condecoraciones de Benito Juárez, las cuales permanecieron ahí por muchos años. 

El lugar donde está el Nacional Monte de Piedad perteneció a Moctezuma

Según esta casa de empeño, más del 80% de las personas regresan por los objetos que empeñaron. Por sus ventanillas han pasado cientos de historias, como la de un señor que empeñó un violín, su único objeto de valor. El hombre se preocupaba tanto por su instrumento que pidió verlo cinco minutos todos los días.

(Fotos: Eduardo Carmona)