México y EEUU acuerdan intercambiar información para combatir tráfico de armas y fentanilo

Por: Carolina Figueroa
Compártelo en tus redes...

Ambas naciones mostraron interés en el diálogo en materia de seguridad, migración, asuntos fronterizos y tráfico de fentanilo en aras de continuar siendo socios estratégicos

La Secretaría de Relaciones Exteriores dio a conocer que México y Estados Unidos acordaron el intercambio de información y uso de programas de trazabilidad para interrumpir la entrada ilícita de armas, así como de los precursores químicos de fentanilo en la frontera.

Destacó que la delegación mexicana estuvo liderada por la canciller Alicia Bárcena, mientras que la comitiva estadounidense por la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Elizabeth Sherwood-Randall, quien el martes se reunió con el presidente Andrés Manuel López Obrador para dialogar sobre seguridad y migración.

Posteriormente, la dependencia mencionó que el gobierno de México acordó con la  Organización Internacional para las Migraciones (OIM) el establecimiento de cinco mesas de trabajo que complementarán las labores de la Comisión Intersecretarial de Atención Integral en Materia Migratoria; una de ellas es una conferencia regional sobre vías regulares para la migración.

Durante la reunión, ambos representantes de dichas naciones revisaron los avances en la estrategia binacional migratoria y se destacó los esfuerzos conjuntos para lograr una migración segura y regular, abordando las causas estructurales desde una perspectiva regional.

Además de migración, discutieron sobre la lucha contra el tráfico de opioides sintéticos y armas, problemáticas que afectan negativamente a la región. Ambas partes acordaron la necesidad de intercambiar información y utilizar programas de trazabilidad para combatir la entrada ilegal de armas y precursores químicos en la frontera compartida.

Hoy, las delegaciones se volverán a reunir en la III Reunión del Comité Trilateral de Fentanilo, en la que participará también una comitiva de Canadá.

La delegación mexicana, además de la canciller Alicia Bárcena, incluyó a funcionarios de alto rango como la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, la secretaria de Gobernación, el fiscal general de la República, y los secretarios de Defensa Nacional y Marina, entre otros.

Por parte de Estados Unidos, la delegación estuvo compuesta por Elizabeth Sherwood-Randall, embajador Ken Salazar, y otros funcionarios de alto nivel de la Casa Blanca, Departamento de Estado y agencias de seguridad, todos comprometidos con fortalecer la colaboración bilateral en temas de migración y seguridad.