RETOÑO, una red de ayuda ante la violencia

En México existen organizaciones que ayudan a los familiares de personas desaparecidas

La organización no gubernamental Red RETOÑO nació en 2008 con el objetivo de trabajar junto a diversos grupos en los procesos de prevención social de la violencia y acompañamiento a víctimas en el país. Destaca, entre estos grupos, la asociación civil Cauce Ciudadano, cuyo objetivo es prevenir y disminuir la violencia juvenil, la cual ha tenido un papel muy importante para volver más dinámica a la red como organismo no gubernamental.

“En estados como Morelos, Nuevo León, Tlaxcala, Oaxaca y Veracruz, el trabajo de prevención se ha llevado en el ámbito socioeducativo y sociocomunitario. En la ciudad, el nororiente ha sido la zona de trabajo”, cuenta Erika Llanos, coordinadora de la red desde hace dos años. “Sin embargo, mediante acciones como la educación popular o la intervención social, se logró detectar los primeros momentos de riesgo para las personas que fueron víctimas de la violencia”.

Red RETOÑO tiene dos ejes principales: el primero es la prevención, mientras que el segundo se enfoca en acompañar y cuidar a las víctimas de la delincuencia organizada y buscar vías para mitigar los daños causados. El primer eje fue fundamental entre los años 2008 y 2015, mientras que desde ese año a la fecha se ha dado atención especial al segundo. “La pauta fue el inicio de la guerra contra el narcotráfico y los 10 años que lleva el país sumido en la violencia”.

retoño

“Al principio, lo esencial fue el trabajo de prevención, en él se definían estrategias psicosociales, laborales y recreativas en barrios donde la delincuencia organizada tiene una fuerte presencia. El segundo eje buscó crear una estrategia para mitigar los daños hacia las víctimas del crimen, por ejemplo, ofreciendo la asistencia de un equipo jurídico o enfocándose en la atención psicológica que se necesita para sobrellevar la pérdida de una persona. También nos preocupa mucho sensibilizar directamente a los jóvenes que han sido afectados por la situación de violencia que se vive en el país”, resalta Erika.

A través de talleres en escuelas y comunidades, las organizaciones que forman parte de la red le han dado un enfoque especial al trato con mujeres jóvenes que han sufrido violencia a nivel intrafamiliar. “Pero cuando se suma la violencia doméstica con la delincuencia organizada, tal vez se entiende un poco mejor que el acompañamiento a víctimas es esencial. Lo que encontramos en el trabajo de campo fue la incertidumbre ante las desapariciones de personas jóvenes, tanto hombres como mujeres”.

“Después de una década de violencia, muchos familiares de personas desaparecidas que no han visto avances en la investigación han empezado a buscar en fosas”. Además de la atención psicológica y jurídica que se ofrece, se ofrece asesoría sobre cómo hacer una denuncia. “Si se trata de una menor, no sólo basta con hacer la denuncia, sino que también hay que levantar una Alerta Amber; hay características particulares ante las desapariciones de trata de explotación sexual”, finaliza Erika.

retoño-3

Fotos: Cortesía

Compartir
Artículo anteriorEl Teatro Esperanza Iris recibirá a la Filarmónica
Artículo siguienteUN MONUMENTO QUE NO DEBERÍA DE EXISTIR
(Ciudad de México, 1988) Escritor, editor de la revista Moria y coorganizador de Lateralia. Festival de edición independiente. Devoto de los gatos, Thomas Bernhard, Andréi Tarkovski, Ingmar Bergman, Bill Hicks y J.S. Bach.