Señales de que eres un xennial chilango

Ahora sabemos que los nacidos entre el 77 y el 83 no son considerados parte de la generación X ni de los millennials, sino una mezcla de ambos a la que, con mucha creatividad, decidieron nombrar “xennials”. ¿Cómo vivieron su juventud en el entonces DF?

8El eclipse

Te acuerdas muy bien de dónde viste el eclipse total de sol de 1991, de la paranoia generalizada (decían: “¡Todos nos vamos a quedar ciegos!”) y de que la ciudad se paralizó por completo.

 

7Revista Eres

Cada quincena corrías para conseguir el nuevo número de la Eres, que en portada traía a famosos como Fey, Aleks Syntek, Mercurio o Lynda. Resolvías el test (“¿Te va a pelar?”) y devorabas tu horóscopo.

 

6Radioactivo 98.5

Tus días, tardes y noches tenían como fondo sonoro la frecuencia de Radioactivo. Los discos de los Juguetes Radioactivos eran tu santo grial y perseguías a la Patrulla Radioactiva a todos lados.

 

5La huelga

En la prepa o en la carrera, te tocó año sabático por ser de la UNAM o conociste a alguien que estudiaba ahí y que nada más andaba de ocioso porque el CGH había tomado las instalaciones.

 

4El amor

Tu idea de una cita de ensueño era ir a la pista de hielo de San Jerónimo y bailar en patines con el amor de tu adolescencia… al que seguro habías conocido en el chat de Starmedia o en mIRC.

 

3La fayuca

Recuerdas los tiempos previos al TLC. Tus bienes más preciados (dulces, videojuegos, camisetas, discos y jeans) de la infancia/adolescencia eran fayuca adquirida en Pericoapa o en Peritrece.

 

2El antro

Las leyes en aquel entonces eran muy laxas. Nunca te pedían id para entrar a antros. Te emborrachaste con “moraditos” y/o “desarmadores” en el Medusas o en el Dada X cuando aún eras menor.

 

1Coyoacán

Era el lugar más cool de la Tierra. Intentabas ir lo más seguido. Recuerdas cuando la plaza estaba llena de puestos, donde compraste colguijes, bufanditas batik y playeras de Remedios Varo.

Compartir
Artículo anteriorEdición impresa: 18/08/2017
Estudió Comunicación en la UNAM, pero en realidad aprendió a escribir en los chat rooms noventeros y luego en los blogs. Es tan fan de la Ciudad de México que tiene el mapa del Metro tatuado en el brazo.