06066 | Del reloj a la música electrónica

Y es que Kakehashi fue el inventor de las cajas de ritmos, los sintetizadores y otros instrumentos
CIUDAD DE MÉXICO, 21NOVIEMBRE2016.- El día de ayer, la banda alemana de música electrónica Kraftwerk se presentó para cerrar la edición 2016 del festival Corona Capital, celebrado en el Autódromo Hermanos Rodríguez. FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO.COM

Solemos admirar a compositores, músicos e intérpretes, pero ¿qué hay de aquellos que de alguna forma llegaron a inventar la música como la conocemos?

Hace algunos días se celebró en el Estadio Azteca la primera entrega de los World Dance Music Radio Awards, un esfuerzo para reconocer a lo mejor de la música electrónica, sin saber que días después perderíamos a uno de los pilares para el desarrollo de la escena.

Y aunque probablemente a primera instancia el nombre de Ikutaro Kakehashi no nos suene tan conocido, podríamos decir que sin él, la música electrónica difícilmente se hubiera popularizado.

Y es que Kakehashi fue el inventor de las cajas de ritmos, los sintetizadores y otros instrumentos clave para la música electrónica.

Su carrera comenzó como relojero durante la década de los 50, pero su sueño siempre fue hacer música y, como declaró en su momento, “los instrumentos que él quería aún no existían”, por lo que tuvo que inventarlos.

El tic tac de las manecillas se convertiría en el primer secuenciador de ritmos y, tiempo después, fundaría ROLAND, la popular empresa de instrumentos de música electrónica, en donde creó la mítica TR-808, una caja de ritmos usada por igual entre los grandes exponentes de la música electrónica: desde los Pet Shop Boys, Kraftwerk y hasta Depeche Mode.  Pero su legado tocaría incluso a otros géneros, cuando artistas como Marvin Gaye, Public Enemy y Whitney Houston incorporaron estos instrumentos en la creación de sus obras.  

Kakehashi también fue una de las figuras que promovió la creación y generalización del estándar tecnológico MIDI —para abreviar Musical Instrument Digital Interface—, que no es otra cosa más que un sistema unificado que permite grabar, mezclar y compartir música entre diversos instrumentos. Este sistema ha sido clave para que Daft Punk o Kanye West pudieran crear gran parte de sus canciones, y en el 2013 el japonés recibió un Grammy Técnico por su aportación a la música.

Así que, como verán, la música —sin importar de qué género se trate— ha perdido a uno de sus grandes pilares, uno de esos héroes sin capa que, sin proponérselo, llegó a cambiar la forma en la que se compone, se graba, se reproduce y se disfruta la música que escuchamos. Y es que, ¿qué sería de nuestra vida sin ese ritmo que nos ayuda a sobrellevar las alegrías y también las penas?

Descanse en paz Ikutaro Kakehashi.

(Foto:Cuartoscuro)

Compartir
Artículo anteriorEdición impresa: 12/04/2017
Artículo siguienteReflexión de Semana Santa
Obrero de las redes y el ciberespacio, Sopitas es un tipo afortunado.