Tres cronistas de la ciudad

Vida y muerte en una pluma

Gajes del oficio

El escritor y periodista mexicano Héctor de Mauleón tiene forjada una fuerte carrera como cronista. El impacto de su obra ha sido tal que, en repetidas ocasiones, ha sido blanco de amenazas de muerte por difundir información puntual sobre aspectos oscuros que se viven en algunas zonas de la CDMX y del país. El tiempo repentino y Marca de sangre. Los años de la delincuencia organizada son dos de sus trabajos más sobresalientes como cronista. Este último habla sobre el narcotráfico y los nexos que tiene con el gobierno.

De lo impreso a lo digital

Bien posicionado

Fabrizio Mejía Madrid es un escritor y periodista mexicano, colabora en algunos de los principales diarios del país, en revistas de literatura y política, y en diversos medios digitales. Entre su vasta obra literaria, destacan las crónicas Pequeños actos de desobediencia civil, Entre las sábanas, Salida de emergencia y Días contados (último trabajo del autor). Por su extensa participación en numerosos medios de comunicación y lo prolífico de su labor literaria, es considerado como uno de los cronistas más importantes de México.

De barrio

Zapatos desgastados

En la escena contemporánea de la crónica mexicana, Jorge Pedro Uribe se hace presente. Durante varios años se dio a la tarea de recorrer a pie diversos barrios de la Ciudad de México. En esas caminatas visitó locales de comida, bares y cantinas, y disfrutó de innumerables espectáculos en sitios poco conocidos por los chilangos. Ha publicado su trabajo en sus redes sociales, a veces de manera continua, otras dejando que pase un poco de tiempo. Amor por la Ciudad de México recopila algunas de esas crónicas.

Fotos: Especiales