Zaratrusta vuelve a CDMX y Odemaris Ruiz nos habló al respecto

Odemaris Ruiz Zaratrusta
La actriz habla sobre Zaratrusta. Foto: Lulú Urdapilleta

La actriz Odemaris Ruiz, quien forma parte del equipo de producción de Zaratustra, habla sobre los principales retos que implicó el montaje de dicha puesta en escena

Bajo la producción de Open Spot, la adaptación teatral que el cineasta y escritor Alejandro Jodorowsky hiciera de una de las obras más populares de Friedrich Nietzsche ha vuelto a los escenarios.

¿Cómo fue el proceso de abordar una obra hecha hace casi 50 años?

La iniciativa fue del productor Jesús González, a quien siempre le ha gustado mucho el trabajo de Jodorowsky. En un inicio, Jesús montó El juego que todos jugamos, obra en la que participé como actriz. Luego, cuando empezó con Zaratustra, me invitó como actriz, aunque, al final, acabé colaborando como productora. En su momento, esta obra fue muy revolucionaria y despertó cierta controversia. Todos los que estamos en el proyecto somos fanáticos de Jodorowsky: nos gusta mucho cómo plantea la vida y los principios del ser humano, así como la forma en que confronta y hace reflexionar al público.

Odemaris Ruiz Zaratrusta
La obra, escrita por Nietzsche, fue adaptada por Jorodowsky. Foto: Especiales

¿Cuáles crees que son los mayores desafíos de esta nueva puesta en escena?

Creo que debió ser un gran reto para Rigo Saráchaga, el director: Zaratustra es una obra atemporal y sus principios filosóficos, que confrontan al ser humano, siempre estarán vigentes. Además, Rigo añadió música a esta nueva versión, y supongo que no fue nada sencillo lograr que se acoplara al texto. Tal vez el mayor peligro latente fue que, al hacer una adaptación musical, se corría el riesgo de fracasar o hacer algo bastante bueno. Se trata de un texto filosófico complejo, y me parece que la música cumple la función de volverlo más digerible para el público.

Al final, tengo entendido que en algún momento Jodorowsky tuvo la intención de hacer una obra musical, pero por varios azares no pudo montarla de esa forma. Entonces, nuestra intención fue retomar esta idea y plantearla de una manera un poco más sencilla.

¿Cómo le describirías la obra a la gente que no la ha visto?

Zaratustra está inspirada en Así hablaba Zaratustra, de Friedrich Nietzsche. Por supuesto, el personaje principal es un Superhombre (un mesías, un profeta, un heraldo). Su labor es despertar la conciencia del ser humano, romper con los estereotipos y prejuicios impuestos por la sociedad y explotar todo el potencial individual para ser libre.

Zaratustra es un profeta que platica con los hombres y les va mostrando ciertas metáforas sobre la vida; su objetivo es dejar un mensaje de liberación y felicidad a través del amor.

Odemaris Ruis Zaratrusta
Checa las redes sociales de la obra para obtener descuentos. Foto: Lulú Urdapilleta

¿Cuál crees que es la diferencia más sustancial entre esta puesta en escena y la que se estrenó en la década de 1970?

La música es la primera y más notoria. Claro que esta puesta en escena refleja mucho de la forma en que piensa Jodorowsky, pero creo que también la gente que se ha sumergido en los libros de Nietzsche identificará la huella del filósofo alemán. Creo que se puede identificar a la perfección el pensamiento de Nietzsche y Jodorowsky.

Algunos amigos me han dicho que en la obra están presentes las principales ideas de Nietzsche: cortar el cordón umbilical (el pensamiento que los hijos heredan de los padres), así como las formas particulares en que conceptos como Dios, el amor o la libertad son abordados.

Pero, para responder bien tu pregunta: la obra original se estrenó en una época donde la gente vivía con más tabúes y posiblemente era un poco más cerrada. Por ejemplo, en ese montaje había desnudos, lo cual hizo que Zaratustra tuviera un aura controversial; los temas que abordaba —Dios, el amor— también causaron mucho revuelo. Tal vez el público actual tiene un poco más de apertura para escuchar sobre ello. Lo más importante, a mi parecer, es que lo que se vea en escena provoque una reflexión en la gente y la haga sentirse tocada por la obra, con ganas genuinas de ser libre y feliz, haciendo lo que se desea en la vida.

Odemaris ruiz Zaratrusta
Zaratrusta estará tres meses en cartelera. Foto: Especiales

¿Qué consejo le darías a los espectadores antes de ver esta puesta en escena?

Al público le diría que venga con la mente y el corazón abierto, dispuesto a sentir y dejar que ciertos sentimientos se muevan. Es importante prestar mucha atención; cada frase del guion tiene un significado profundo. Creo que solo basta con abrir todos los sentidos para que la obra pueda mover y cambiar a alguien.

También creo que los niños podrían aburrirse; tal vez los chicos de 15 o 16 años ya están listos para entender el mensaje y profundidad de Zaratustra.

¿Hasta cuándo se podrá ver?

La temporada durará tres meses (sacando cuentas, terminará en el mes de noviembre). Pero, si la gente lo pide, sería increíble seguir durante más tiempo. Las funciones son a las 20:30 h (viernes); 18 h y 20:30 h (sábado), y 17 h y 19:30 h (domingo). La cita es en el Teatro Enrique Lizalde (Héroes del 47 122, col. San Mateo). El boleto cuesta $500, pero vale la pena checar las redes sociales de la obra: @zaratustramx (en Facebook, Twitter e Instagram), ya que continuamente se anuncian promociones y descuentos al dos por uno.