Maestros de la novela negra

El lado negro de Suecia
Foto: Shutterstock

Suecia es una pequeña y tranquila nación nórdica. Con sus casi 10 mil millones de habitantes y sus 447 mil kilómetros cuadrados, no suele ocupar lugares en las listas de las naciones más violentas, pero sí (sobre todo recientemente) en aquellas que incluyen a los mejores libros de novela negra, por ejemplo El lado negro de Suecia.

El año 2008 fue el parteaguas. La publicación de la primera novela de la saga Millennium de Stieg Larsson en Estados Unidos puso los reflectores sobre Suecia y, a partir de entonces, el fenómeno no ha hecho más que crecer. Pero en realidad, es una historia que comenzó muchos años atrás.

Publicada primero en inglés, en 2013, y ahora en nuestro idioma, El lado negro de Suecia reúne 17 cuentos totalmente inéditos en español de 20 autores distintos. Se trata, explica el antologador, de “una selección lo más exhaustiva y ecléctica posible de historias y escritores, con la esperanza de plasmar con exactitud la diversidad, la vitalidad de la literatura negra en Suecia y las inquietudes alrededor de las cuales se mueve”.

Varios de los autores incluidos en el libro ya han sido publicados con éxito en nuestro idioma. La lista incluye, por ejemplo, al ya mencionado Stieg Larsson, pero también a otra gran figura de la literatura negra sueca, Henning Mankell, y Johan Theorin, de quien se han editado en España libros como El guardián de los niños, La hora de las sombras y La tormenta de nieve.

Y también hay nombres que quizás resultarán desconocidos para el lector hispanohablante, como Inger Frimansson, Eva Gabrielsson, Anna Jansson, Malin Persson Giolito y Veronica von Schenck.

Mención aparte merece el prólogo escrito por el antologador, John-Henri Holmberg, en el que realiza un muy interesante recorrido de unos 150 años a través de la historia de la literatura negra en Suecia.

Foto: Oceano

 

 

El lado negro de Suecia

V.V. A.A., Océano

México, 2017, 358 páginas

$345

 

 

 

 

 

También te puede interesar: ¡Que viva (otra vez) el rey!