Miguel Rodarte nos platica sus nuevos proyectos

Destilando México de Miguel Rodarte
Foto: Cuartoscuro

El actor Miguel Rodarte busca que los mexicanos reconozcamos el trabajo que hacemos desde diversos ámbitos, como el gastronómico o el fílmico

Seguramente lo recuerdas por sus papeles en Salvando al soldado Pérez o en El tigre de Santa Julia. Miguel Rodarte es un actor de Sinaloa que vuelve a la pantalla gracias a la cinta Tiempo compartido y en el programa de televisión Destilando México, centrado en conocer de dónde provienen los principales destilados del país.

¿Cuál es la importancia de hacer un programa sobre bebidas mexicanas?

No existe, hasta ahora, un programa como Destilando México. Se han hecho muchos programas de viaje, pero la manera en la que nosotros lo abordamos es a través de la gente que vive en estos destinos donde se producen los diferentes destilados.

En el programa visitamos seis lugares, donde tuvimos la oportunidad de conocer desde los procesos de elaboración ancestrales, tradicionales; la gastronomía muy elevada, muy elaborada por top chefs y la gastronomía tradicional, popular mexicana. También la oferta cultural y de entretenimiento, que incluye vida nocturna, turismo y aventura. Fue un acercamiento con gente real, si algo logramos en cada encuentro es que fuera realmente auténtico. Nada en el programa, a pesar de que es como un docu-reality, es programado ni prefabricado, todo sucede de manera auténtica y real.

Buscamos invitar a revalorar lo que tenemos a nuestro alcance como mexicanos. El show te hace reflexionar sobre la grandeza de nuestro país, y su riqueza gastronómica y cultural.

¿Cuál fue la mayor complicación de hacer Destilando México?

Tuvimos el reto de hacer seis capítulos en muy poco tiempo. Teníamos los días muy compactados en cada uno de los destinos para hacer los recorridos completos. Prácticamente íbamos de un estado a otro y de repente veníamos a la CDMX a cambiar maleta. El desafío estaba en cómo tener un programa que abarcara tanto y que no se quedara en lo superficial, establecer confianza y ambiente de apertura con cada uno de los invitados fue un gran reto.

¿Qué te dejó hacer este recorrido a través de nuestro país?

Fue un proceso muy enriquecedor y creo que el público se va a ir nutriendo conforme vea la experiencia que tuve con los invitados. Conocer cada una de las diferentes culturas y los procesos, y darte cuenta de la riqueza y la gran diversidad que tenemos, ese es y será el gran aprendizaje para todos. Saber que México está hecho de muchos componentes que le dan una gran riqueza, tenemos algo que nos une como personas y mexicanos: los destilados, la gastronomía y la calidez de la gente.

¿Te inspiraste en los programas del chef estadounidense Anthony Bourdain para hacer Destilando México?

Definitivamente Anthony Bourdain fue una referencia absoluta para este programa. El momento en el que estás haciendo un programa sobre gastronomía y las bebidas que nos pertenecen, que la cámara me siga y la interacción con la gente tienen un referente inmediato con él. Este es un tipo de programa que si Bourdain lo ve, le va a encantar.

Además del programa de televisión, acabas de participar en la cinta Tiempo compartido, ¿cómo fue el trabajo en la película y con Luis Gerardo Méndez?

El reto que tuve de interpretar al personaje que hice es uno de los desafíos actorales más grandes que he tenido en mi vida. Me toca representar a un personaje que vive uno de los dolores más grandes que, como ser humano, puedes llegar a vivir y que, además, está metido en un universo donde hay un deseo de querer ser libre. A la vez, el personaje de Luis Gerardo también vive una experiencia en la que, supuestamente, está en un paraíso, pero se convierte en una pesadilla. Él es un actor sumamente comprometido y apasionado en su carrera. Es un actor que se toma muy en serio su papel y se agradece.

Por otro lado, como actor, es una maravilla presentar una película en Sundance. Nunca había vivido una experiencia de este nivel. Como actor, se inaugura una nueva etapa en mi vida. Que sea la única película mexicana en el festival este año me llena de orgullo. Es un reconocimiento al talento y la gran pasión que tenemos como mexicanos. Es importante que no solo lo reconozcan en el extranjero, sino que también lo hagamos nosotros mismos.

Se ha dicho que Tiempo compartido es una crítica al capitalismo, ¿lo es?

Sí, definitivamente. No solo es una crítica al capitalismo, es una crítica a la voracidad y la poca atención que llega a tener con las personas que forman parte del sistema, las deshumaniza. Para que un sistema capitalista se sostenga, existen empresas que generan utilidades a costa de la felicidad y la tranquilidad de las personas que lo hacen posible. Este es el macrouniverso que rodea a los personajes.

Compartir
Artículo anteriorTres karaokes en la CDMX que debes conocer
Comunicóloga por la UNAM. Tiene una relación de amor-odio por la CDMX. Le gusta el café y corregir ortografía.