¿A dónde ir de vacaciones?

vacaciones-de-verano
Ilustración: Alberto Montt

Aprovecha que ya llegó el verano y escápate de vacaciones a uno de estos lugares de México. Todos bonitos, muy cerca de la ciudad y sin gastar mucho dinero

Ya empezó el verano y eso significa que las vacaciones están cerca. Aunque en la CDMX siempre hay algo que hacer y se pueden aprovechar los días libres para conocerla, en ocasiones hace falta desintoxicarse un poco de ella, descansar del Metro, el tráfico y el ruido. Por ello, te recomendamos algunos lugares de México perfectos para descansar y pasarla bien.

Oficialmente, las vacaciones de verano comienzan mañana, según el calendario escolar de la Secretaría de Educación Pública de 185 días; algunos otros salen de vacaciones el 8 de julio, pues tienen el calendario de 190 días. Este es el momento para planear ya los días de descanse con tu familia o con tus amigos.

¡Cuidado con la tarjeta!

Sí, las vacaciones son definitivamente una de las temporadas más esperadas por todos, pero también es cuando más se puede gastar si no se organizan bien. Lo más recomendable es planearlas con seis meses de anticipación, pero si no lo hiciste, estos lugares cerca de la ciudad pueden ser una buena opción. 

La Condusef recomienda revisar bien tu presupuesto, tomando en cuenta transporte, hospedaje, alimentación, propinas y souvenirs —ojo, no tienes que llevarle algo a todos tus compañeritos godínez—. Si viajas en grupo, lo más recomendable es rentar un departamento, así ahorran hasta en comidas. 

De acuerdo con la dependencia, las playas son los destinos más caros y sugiere buscar sitios como pueblos mágicos o ciudades coloniales. Y vaya que México tiene opciones de este tipo. 

¿A dónde ir? 

Mineral de Pozos, Guanajuato 

Olvídate de los hoteles llenos de San Miguel de Allende y mejor lánzate a conocer este pueblo mágico.  Se encuentra en medio del semidesierto y vivió sus mejores años gracias a las minas, que hoy se pueden visitar. 

Es el lugar perfecto para descansar en un ambiente tranquilo, por ello también es recomendable para familiar o para visitarlo en pareja. Además de las minas, visita el Jardín Botánico en Arroyo Seco, la Parroquia de San Pedro Apóstol o el Rancho de la Lavanda. Debes probar los escamoles y las gorditas del poblado, son una delicia. Se puede llegar en auto, está a 85 km de Santiago de Querétaro y, desde la CDMX, son alrededor de cuatro horas de camino.

Descubre Puebla

Huauchinango: Puebla es uno de los estados vecinos de la CDMX y de los más bonitos, tiene varios lugares escondidos que todos deberíamos visitar como este. Huauchinango significa “en la muralla de los árboles” en náhuatl y es que es el sitio perfecto para los amantes de la naturaleza: tiene presas y cascadas, como la de Totolapa y la de Salto Chico. Como en todo Puebla, tiene varias iglesias y una gastronomía que hará que tus vacaciones sean aún más felices, no te vayas sin probar los tamales del lugar.  Se puede llegar en automóvil, está a dos horas 40 minutos de la ciudad y en total de las casetas son $158. 

Cuetzalan: este pueblo se encuentra en la sierra poblana. Aquí hay grutas, como la Atepolihui, la de Los Corales o la Chichicazapan, donde hay un río. Es un poblado lleno de tradición, donde la gente todavía habla su lengua natal. Cerca del poblado está la zona arqueológica Yohualichan y los domingos se pude disfrutar su tradicional tianguis. Está a casi cinco horas desde la Ciudad de México y el costo de las casetas es de $318.

Vendimias de Querétaro

Esta es la temporada de vendimias en este estado, que es reconocido por ofrecer vinos de alta calidad y donde hay cerca de 28 casas vinícolas. Las vendimias se realizan en distintos municipios, como Tequisquiapan, Colón, Ezequiel Monter o El Marqués entre el 13 de julio y el 15 de septiembre. Puedes consultar el calendario completo en la página queretaro.travel. 

Cadereyta de Montes: es otro municipio de Querétaro que da entrada a la Sierra Gorda. Tiene unos paisajes impresionantes en jardines botánicos, la zona arqueológica de Toluquilla y hasta una isla en la presa Zimapán. Como en muchos pueblos mexicanos, una parada obligada es la plaza principal, para admirar su arquitectura antigua. Aquí encuentras también cascadas y minas de mármol. En carro, son cuatro horas de camino y el precio total de las casetas es de $295.

Huasca de Ocampo, Hidalgo 

Se encuentra cerca de Pachuca y uno de sus principales atractivos son los Prismas Basálticos, que son una de las maravillas naturales de México y que debes ver por lo menos una vez en la vida. Aquí también hay varias haciendas, como la de Santa María Regla o la de San Miguel, y la presa de San Antonio.

Este poblado alberga el Museo de los duendes, una cabaña dedicada a estas criaturas. Y no te puedes ir sin probar las truchas, el platillo estrella del lugar. Se encuentra cerca de la Ciudad de México, el trayecto es de casi tres horas en automóvil.

Villa del Carbón, Estado de México

No todo es Ecatepec en el Edomex, nuestro estado vecino tiene municipios hermosos. Uno de ellos es Villa del Carbón, que está a dos horas y media desde el centro de la ciudad. Sus paisajes naturales llenos de vegetación tranquilizan a cualquiera.

Este lugar también tiene presas, se trata de Taxhimay, donde hay unas ruinas, o la presa del Llano, una de las más conocidas. Si vas, da un paseo por la plaza Hidalgo y por el Mercado de Artesanías, una parada obligada del municipio.

Te puede interesar: El día después, en busca de un México justo