Apps al rescate de mascotas

Si un animal se pierde en la CDMX lo más probable es que no vuelva a casa, pero existen aplicaciones que aumentan esa esperanza.

ARTE: ALBERTO MONTT

Cada semana, en la Ciudad de México se pierden más de 200 mascotas, estiman agrupaciones dedicadas a realizar rescates y a promover la adopción. De acuerdo con las mismas organizaciones, estos animales enfrentan un panorama desalentador porque 80% no logra regresar a casa. Sin embargo, en los últimos años, tanto ellos como sus dueños han encontrado un fuerte aliado: la tecnología.

Redes sociales de uso cotidiano —como Twitter y Facebook— y aplicaciones expresamente desarrolladas para rastrear mascotas se han convertido en una herramienta que aumenta las probabilidades de un animal de volver a su hogar, coinciden propietarios y rescatistas.

En esencia, esto se debe a que dichos medios ayudan a reaccionar con más rapidez ante un extravío, así como a sumar esfuerzos en la búsqueda, explica Araceli Casillas Lazcano, quien coordina la página El Arca de Noé. “Internet se vuelve una herramienta de conexión”, dice.

Un perro perdido puede caminar hasta 50 kilómetros al día, afirma la activista. En otras palabras, entre más tiempo pase, más se alejará de casa, por lo que resulta clave que sus dueños actúen pronto.

De preferencia, se debe reaccionar dentro de las primeras 72 horas posteriores a que sucede el extravío. Después de eso, las probabilidades de hallar a un animal se reducen a la mitad.

Sebastián Reyes vivió una experiencia de este tipo con Remi, su cocker de seis años. Un día que salió al mercado, en la delegación Iztacalco, el perro trató de seguirlo pero se perdió en el camino.

Cuando Sebastián se dio cuenta de esto, se preocupó porque Remi necesita medicamentos y alimentación especial, y se afanó en intentar encontrarlo. “Estábamos desesperados […] Entonces, en lo único que pensé fue en subir su foto a las redes y pedir que me ayudaran”, recuerda.

Para su alivio, un par de horas después una vecina le mandó un mensaje para avisarle que había encontrado al perro, que estaba bien y que podía pasar por él.

Ladridos en el ciberespacio

Los dueños de mascotas perdidas no solamente pueden recurrir a sus cuentas personales para difundir la información de sus animales y tratar de encontrarlos; también tienen la opción de pedir ayuda a quienes administran páginas de redes sociales creadas con ese fin.

Algunas de ellas son la cuenta de Twitter @PrrosPerdidosMX, la página de Facebook de Rescate Animal, la cual recibe cada semana decenas de reportes de extravío, y la aplicación WOF, una red social para reportar perros perdidos y abandonados y promover su adopción.

Otra alternativa es utilizar tecnología desarrollada expresamente para actuar ante el extravío de una mascota. Un ejemplo de esto son los collares equipados con un chip que puede ser rastreado a través de una aplicación especial.

Existen otras apps en fase de prueba, como VETech. Ésta fue creada por estudiantes de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y permite que quien encuentre a un perro o gato perdido escanee un chip en su collar y, de esa manera, sepa de dónde proviene y lo devuelva.

Países como EUA, Argentina y Colombia han tenido más avances en este campo.

Nunca olvides la correa

La Secretaría de Salud capitalina (Sedesa) calcula que un millón 200 animales viven en las calles de la ciudad, ya sea porque fueron abandonados o porque se extraviaron de sus casas. La mayoría corresponde a perros y gatos, a los que les siguen aves, tortugas, iguanas y conejos.

En ese contexto, coinciden los rescatistas consultados, si bien la tecnología da más esperanzas a los dueños de mascotas perdidas, no debe ser vista como una solución infalible. En cambio, dicen, es recomendable que los propietarios analicen y mejoren los cuidados que tengan.

Georgina Molina, de Rescate Animal, menciona que algunos de los descuidos más comunes —y fácilmente evitables— son dejar las puertas de casa abiertas y pasear a los animales sin correa. “Hay que saber que con la correa no sólo se evita que huyan, sino que sean agredidos, atropellados e incluso robados”, subraya.

Especialistas advierten que muchos dueños se confían y creen que sus mascotas los obedecen incondicionalmente, cuando en realidad responden a sus instintos. Por otra parte, la Ley de Cultura Cívica de la ciudad establece que el dueño de un animal de compañía puede ser sancionado con una multa si permite que éste transite libremente, es decir, sin tomar las medidas de seguridad necesarias para él y para que no lastime a otras personas o animales.

Otro descuido que favorece el extravío de una mascota es no ponerle un collar con placa. Para evitar esto, una medida que han adoptado las agrupaciones que promueven la adopción y los rescatistas independientes es no entregar al animal adoptado hasta que quien lo vaya a recibir le mande a hacer una. Además, realizan visitas de seguimiento para verificar que la mascota cuente con los cuidados adecuados.

En cifras

  • 200 animales de compañía se pierden cada semana, según agrupaciones de rescate.
  • 80% de esos animales extraviados no logra regresar a su casa, según las mismas organizaciones.
  • 50 kilómetros llega a caminar un perro perdido en un solo día, lo que lo aleja de su hogar.