Cine de autor para todos

Sí, se trata de un festival de cine independiente y de autor, pero no hay que asustarse, que es FICUNAM, y si escogieron estas películas, más vale que aprovechemos esta oportunidad de cazarlas

Organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México, FICUNAM es uno de los festivales de cine más esperados en la CDMX. Este año, se realiza del 28 de febrero al 10 de marzo en distintas sedes de la ciudad, y todas las que pertenecen a la universidad tendrán funcionen gratis.

Hace ocho años, Eva Sangiorgi comenzó con la historia de FICUNAM, uno de los pocos festivales de cine del circuito internacional organizado por una universidad. Ahora, ella es directora de la Viennale, en Austria, y a cargo de la dirección del festival quedaron Michel Lipkes y Abril Alzaga.

Para Lipkes, quien se encargó de la programación, se trató de un reto en el que debió encontrar su lugar: “He trabajado en varios festivales de cine, pero esos siempre los he creado yo. Este festival fue creado por alguien a quien conozco muy bien, que es Eva, pero también se trata de conocer a personas con quienes nunca había trabajado. Era encontrar mi lugar según mis gustos y mis criterios, obviamente respetando lo que se ha hecho a lo largo de ocho años”, cuenta.

Para Alzaga, la cosa no es diferente, pues, dice, recibieron un festival muy bien posicionado, “lo cual es un lujo, pero también es un reto crecerlo, y eso siempre implica nuevas aventuras”. Lipkes y Alzaga tienen como meta hacer crecer el festival, llevarlo a un público más amplio y, sobre todo, a los jóvenes.

Para ello, la programación del festival es una clave muy importante. FICUNAM se caracteriza por presentar cine independiente y de autor, y este término suele asustar a algunas personas. Sin embargo, Alzaga y Lipkes dicen que no hay que tenerle miedo, hay películas que totalmente vale la pena ver y que es complicado que vuelvan a estar en alguna cartelera de la ciudad.

Otra manera de crecer el festival es “acercar al público con los creadores, que dialoguen en la sala de cine con la gente”, dice Alzaga. “También se trata de abrirlo a charlas más profundas sobre el quehacer cinematográfico para cambiar la perspectiva de los asistentes”. Y es que, para ella, el cine independiente y de autor sirve para desmitificar el glamour del cine, y que la gente no crea que los cineastas están en algún lugar lejano.

FICUNAM, una gran tarea

Como cada año, el festival no trata solo de ver películas, sino que tiene más actividades, como seminarios o concursos. Para organizar la novena edición, Alzaga y Lipkes tuvieron una ardua tarea, pues comenzaron a trabajar en él desde mayo de 2018. “Realmente fue poco tiempo para prepararlo. Todo se aceleró más de lo normal, hubo una presión de ver una masa importantísima de películas, sintetizarlas y, aparte, determinar y materializar las retrospectivas”, explica Lipkes.

La tarea de ver todas las películas fue de cinco personas, incluido Lipkes. Para elegir las que son parte de las competencias, pensaron en equilibrar el origen de las cintas para que haya representación de todo el mundo, además de ver qué están haciendo las cineastas, pero el principal criterio es “las virtudes cinematográficas de la obra”, explica Lipkes.

En este sentido, Alzaga cuenta que hay una diversidad muy amplia en toda la programación: “No es una competencia de un mismo tipo de cine”.

¿Qué hay este año?

En total, durante esta edición van a proyectar 139 películas de más de 40 países. La encargada de inaugurar el festival es High Life, dirigida por Claire Denis y protagonizada por Robert Pattinson. Es esta tarde en el CCU a las 19:30, la entrada es libre pero es cupo limitado, por lo que conviene llegar temprano.

Hay tres competencias: la internacional, conformada por 12 títulos, entre los que está una cinta dirigida por Omar Rodríguez-López, de The Mars Volta, y Soles negros, sobre las desapariciones y los feminicidios en México; Ahora México, con 11 cintas mexicanas, y Aciertos: encuentro internacional de escuelas de cine, en la que participan también 11 títulos.

Por primera vez, el festival incorpora Catapulta, plataforma al fomento creativo; ahí participan siete proyectos que compiten por un premio económico para terminar las películas. Y Atlas es la sección que muestra lo más destacado del cine contemporáneo a nivel mundial y conformada por 43 cintas, entre las que se cuenta Répertoire des villes desparues, de Denis Côté.

FICUNAM tiene tres retrospectivas, una dedicada a Pere Portabella, Alan Clarke y Ulrich Köhler. También proyectará películas imperdibles como Viridiana, de Luis Buñuel, y They Live, de John Carpenter, en la serie de funciones especiales, que serán gratuitas.  

Una de las actividades imperdibles es la Cátedra Ingmar Bergman, en la que habrá conferencias magistrales con Pere Portabella, Ulrich Köhler y Mariano Llinás; en estas conferencias también participan jóvenes mexicanos dedicados a la crítica cinematográfica u otro quehacer relacionado con el cine.

Otras actividades son el Foro de la crítica permanente o mesas de reflexión en las que se hablará de cine, performance y videoarte. La entrada a ellas también es gratuita, pero tienen cupo limitado.

El festival sucederá en distintos puntos de la ciudad, como Cinépolis Diana, La Casa del Cine MX, Cineteca Nacional, Le Cinéma IFAL, el Goethe Institut, entre otros, y por supuesto, en el Centro Cultural Universitario. Para ver toda la programación del festival, visita ficunam.unam.mx.