La ruta del café

café

En la CDMX hay varios lugares donde comprar café de grano y de calidad

No hay como tomar cada mañana una rica taza de café. Preparado en cafetera o de la olla, esta bebida ha salvado a más de uno de caer dormido en momento inoportunos. Hay varias maneras de tomarlo, aunque para muchos tomar una típica taza de café oscuro es más que suficiente.

En México hay lugares donde se produce café de gran calidad. De hecho, nuestro país, en 2017, estaba en el décimo lugar de producción de este grano y de café orgánico, y es de suma importancia para el campo mexicano, pues da empleo a más de 500 mil productores, de acuerdo con datos de la secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Sin embargo, actualmente la producción de café pasa por una crisis mundial derivada de distintos problemas, como el precio por el que compran a los productores y que su precio cayó como no había pasado en 10 años. Las grandes empresas de café compran el grano a un precio muy bajo, a pesar de que lo venden a la gente a precios que suben el doble o triple de lo que pagan. Además de enfrentar problemas como el cambio climático o la inseguridad. Por todo ello, la producción de café mexicano disminuyó de 1.33 millones de toneladas a 835 mil toneladas, según la Sagarpa.

La rica (y aromática) ruta del café

En la Ciudad de México hay distintos lugares donde puedes consumir café nacional, pero para que ya no tengas que comprar la bolsita de café en el súper para la oficina o para tu casa, en estos sitios puedes encontrar costalitos de este rico grano producido en otros estados del país.

Expendios de café en la ciudad

Con Jiribilla

Aunque no es como tal un expendio, esta marca de café es un must en la ciudad. Es un proyecto a cargo de Carlos de la Torre y Yarismeth Barrientos, quienes crearon Café con Jiribilla hace dos años. Ellos están enamorados del café, de hecho, Carlos ha representado a México en competencias internacionales de baristas.

Él es dueño del Café Avellaneda, donde hace algunos años tostaban café; sin embargo, ya no estaba muy contento con el producto, así que con Yarismeth creó Jiribilla: cambió la imagen, comenzaron a buscar granos de mejor calidad y, sobre todo, se convirtió en un proyecto social.

De acuerdo con los gastos y el costo de producción, ofrecen un costo a productores; al final, “el productor es quien se lleva más de la mitad del precio final del café”, explica Carlos. “Lo demás lo invertimos en costos de producción, gasolina para ir a los municipios y mano de obra. Decidimos dejar de lado la utilidad y nuestra ganancia es aprender, pasarla bien y tener café súper bueno para Avellaneda”.

Buscan a productores de café con buenas prácticas de recolección y procesamiento. Traen café de Xico, Cosautlán, Naolinco y Huatusco, Veracruz; y de Santa María Yucuhiti, en la sierra mixteca de Oaxaca, de Santa Cruz Acatepec y Xochitonalco, en la sierra mazateca en Oaxaca; también un poco de Guerrero. Una vez que llega el café verde, en Jiribilla lo tuestan, pero lo hacen sobre pedido pensando en el propósito que tiene el cliente con el café. Puedes hacer tu pedido en su tienda en línea, en www.kichink.com/stores/cafeconjiribilla, o en algunas cafeterías como Café Avellaneda, Chiquitito Café, Cardinal Casa de Café y en Tetetlán.

Café Villarías

Este es uno de los expendios de café más conocidos en la ciudad. Tiene una gran historia: la familia Villarías llegó exiliada a México, donde vivió un tiempo en Veracruz y luego se mudó a la CDMX. Leoncio y Juan, dos de los hijos de la familia, comenzaron a trabajar en un expendio de café, que más tarde compró su padre en 1942. Hasta la fecha, el expendio pertenece a la familia.

El grano que vende es de buena calidad, cosechado por productores en Chiapas. Café Villarías ofrece dos tipos de grano arábigo: caracolillo y planchuela, los cuales son tostados de diferentes maneras, ya sea con un tostado mediano, italiano, cubano o americano. Este expendio se encuentra en López 68-A, en el Centro, y abre de lunes a sábado de 9:00 a 18:30.

Do Brasil la Balsa

Aunque su nombre no está en español, este expendio ofrece grano de café mexicano, llegado directito desde fincas de Coatepec, en Veracruz, desde hace 68 años. Es sembrado de forma tradicional y orgánica, es decir, no utilizan químicos que afecten el grano. Además de encontrar café de gran calidad, de que ahí mismo lo tuestan, uno de los puntos extra de este lugar es que tiene personas capacitadas que te orientan para saber qué comprar.

No solamente puedes comprar bolsas de café, también puedes probar ahí sus tazas. Tiene tres sucursales: en Bolívar 45A, Centro, en Dr. Lucio 103, Doctores, y Doctor José María Vertiz 822 D, Narvarte. Abre de lunes a sábado de 9:00 a 19:00.

Comisariatto café

Este expendio también busca que no haya intermediarios entre productores y ellos, y así ofrecer un precio justo por el grano, además de ofrecer café orgánico de calidad. Así es como ofrece café de Chiapas, Veracruz, Nayarit, Oaxaca y Guerrero, en distintas mezclas y en algunas ediciones especiales.

Su compromiso no solo está con el café, pues también vende cacao y artesanías. En el lugar se puede degustar el café con distintos métodos de extracción y, claro, están a la venta bolsas de este grano. Abre de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 y los sábados de 8:00 a 18:00, tiene dos sucursales: en Alfonso XIII 225, Álamos, y Lago Hielmar 110, Miguel Hidalgo. También se pede comprar en www.comisariattodecafe.mx.

También lee: Todo el sabor de México en un solo lugar